“Ver el mundo en blanco y negro nos aleja de la moderación y de la paz interior porque la vida, por donde se mira, está compuesta de matices.

Querer imponer al universo nuestra primitiva mentalidad binaria no deja de ser un acto de arrogancia y estupidez.”

Walter Riso.

miércoles, 30 de octubre de 2013

Homosexualidad y religiones.



Para el libro judío de la Santidad (Levítico), se trata de una “abominación”: “Si un hombre se acuesta con un varón como se acuesta con una mujer, ambos han cometido una infamia.


Qué piensan las religiones de la homosexualidad? ¿Acaso es el cristianismo la única religión poco favorable a esta orientación afectiva? La antigüedad griega y latina tenía amplia tolerancia para con la homosexualidad, pero, ¿qué opinan las escrituras judías, cristianas y musulmanas? Pues, la cosecha no es alentadora para los homosexuales. La discriminación para con ellos es brutal.
Para el libro judío de la Santidad (Levítico), se trata de una “abominación”: “Si un hombre se acuesta con un varón como se acuesta con una mujer, ambos han cometido una infamia; los dos morirán y serán ellos mismos responsables de su muerte”. La interpretación dada por la Mishná, en el judaísmo ulterior, no dice otra cosa.

En cuanto a los teólogos cristianos de los primeros siglos, tienen la misma severidad, pues la homosexualidad sigue siendo “un insulto a Dios”: conclusión de Tomás de Aquino en el siglo XIII.

Por eso, con el advenimiento de los emperadores cristianos de los siglos V y VI, en especial Teodosio y Justiniano, vuelve la amenaza de muerte: los homosexuales han hecho un pacto con el diablo, y son responsables de las catástrofes naturales y las epidemias de peste. Deben pagar con su vida.

Es de notar que este mismo argumento se levantaba contra todos los cristianos, en tiempos del imperio romano no convertido, con la misma conclusión mortal: acabar con ellos.

Y finalmente, el Corán, en varios pasajes cortos, reprueba severamente tal práctica “contra natura”. Hoy todavía, los países islámicos condenan a los homosexuales a juicios que van de la cárcel a la horca, según los países, pasando por el castigo de 100 bastonazos.

Excepcional: hay en París una mezquita especialmente abierta a la frecuentación de los homosexuales… En cuanto a las demás religiones asiáticas, sin ser muy tolerantes, son generalmente menos severas.

¿Cómo extrañarse? Esta violenta discriminación sigue siendo una de las causas principales de las tentativas de suicidio de parte de los gays menores de 20 años: el peso de los juicios humanos y supuestamente divinos es recibido como exclusión, como si fuera por parte de Dios mismo, cualquiera sea su nombre.
Y ni hablar, en este corto espacio, de los debates álgidos a propósito del matrimonio de las parejas homo, de la posibilidad de su derecho a la adopción, y de otros problemas de bioética.
Se trata ciertamente de problemas cruciales, imposibles de evitar, pero que tampoco pueden solucionarse con argumentos simplistas como “esto nunca se ha hecho”, ni su contrario: “¡Es el destino ineluctable del mundo!”. Cualquier evolución debe evaluarse a la medida del ser humano: de lo que conviene al individuo como a la sociedad.
En cuanto a la interpretación severa y secular de las grandes religiones, es indudable que plantea un problema de interpretación a todos los teólogos y moralistas. ¿Será cierto que las leyes de las Iglesias son el reflejo de una misma severidad divina?

Y si no es el caso, ¿acaso no introduce un importante elemento de cuestionamiento a la interpretación de las autoridades religiosas? Las religiones no tienen necesariamente el punto de vista de Dios.

viernes, 25 de octubre de 2013

Neohomófobos, maricas bifóbicos y la violencia primigenia.



En los últimos años hemos visto cómo la situación de los homosexuales ha ido cambiando de forma exponencial, a mejor. Éstos han pasado de ser penados bajo la Ley de Vagos y Maleantes durante un tiempo de democracia, a poder casarse y formar una familia (en algunos países de la región). 

Por lo tanto, en lo que respecta al campo legal, podemos afirmar rotundamente que la situación de todas las maricas, cachaperas, trans, desviadas, o en una simple palabra, transmaricachaperas o queer, ha mejorado considerablemente.

Socialmente, la situación de los homosexuales también ha mejorado. Aún así, podemos ver en boca de muchas personas los típicos comentarios de “yo no soy homófobo, pero...” “si yo tengo muchos amigos mari...gays, pero es que...”, que sin duda alguna, esconden una actitud tan homófoba como la representada y promovida abiertamente por la Conferencia Episcopal.

También resulta repugnante ver cómo hay hombres a los que la homosexualidad “femenina” no les molesta en absoluto, pero sí la “masculina”. Esa preferencia esconde una actitud machista de entender a la mujer como un mero objeto sexual. 

Para esa mentalidad, la homosexualidad “femenina” es algo respetable porque pensar en ello le provoca una reacción en forma de erección. Sin embargo, al estar la homosexualidad “masculina” fuera de su campo de excitación, la detestan fuertemente bajo argumentaciones católico-arcaicas.

Hemos pasado de ver como válido únicamente una opción sexual, la heterosexualidad, a respetar medianamente la homosexualidad. Hemos pasado de ver familias numerosas que vivían bajo el yugo del patriarca y eran alimentadas bajo el esfuerzo de una madre que hacía de esclava doméstica al servicio del patriarcado, a contemplar diversos tipos de familias. Sin embargo, hay una orientación sexual que está siendo objeto de crítica continua, incluso por los homosexuales, que es la bisexualidad.

La crítica más común que cincuentones, marujas, señoras católicas de bien, y maricas treintañeros aspirantes a formar una familia le hacen a los bisexuales es la de considerarlos unos viciosos. 

Pero antes de entrar en debate con ese tipo de personas, lo primero que se me ocurre preguntarles es lo siguiente: “y si son unos viciosos, ¿qué coño te importa? ¿en qué te influye? ¿qué más te da?”.

El problema que la bisexualidad supone es simplemente la de salirse de la norma. Antes, la norma obligaba que el hombre estuviera feliz con su mujer y tuvieran muchos hijos. 

Ahora, la norma puede aceptar que un tío esté con otro tío o que una tía esté con otra tía. Aunque no le hace mucha gracia a nuestra sociedad heredera de cuarenta años de cínico nacional-catolicismo, ésta intenta respetarlo. 

Pero que una persona esté de flor en flor, probando diversidad de órganos sexuales y saboreando cantidad de cuerpos supone, para esta sociedad judeocristiana y heteropatriarcal, una barbarie, algo a extirpar. 

Y ya por no hablar de la poligamia, de prácticas sexuales como el sadomaso, de los transgéneros y de los pansexuales. Todos ellos son lo que el conjunto de familias tradicionales y maricas aspirantes a ser una familia ejemplar detestan, desean aniquilar. 

Pero las maricas están (estamos) muy equivocadas. Ya dijo el filósofo y activista queer Paco Vidarte que la lucha de los homosexuales no podía acabar en conseguir el matrimonio. 

Y parece que está acabando ahí, y nos estamos olvidando de lo esencial: de la violencia primigenia, que no es otra que la propia existencia del género, del binarismo sexual, de la reducción de toda la realidad a dos binomios imperecederos e inmutables, la imposición de las orientaciones sexuales como formas de vida que, una vez aceptadas y asumidas, te acompañarán toda la vida... 

De la violencia heteropatriarcal. 

De la violencia primigenia.
 

sábado, 19 de octubre de 2013

San Sergio y Baco:



San Sergio y san Baco fueron durante principios del siglo IV importantes militares del emperador Maximiano, quien les tenía en gran estima por la valentía militar desempeñada en sus cargos: Sergio era primicerius (jefe-comandante de la escuela de los gentiles) y Baco el secundarius

Fueron martirizados cuando se descubrió que eran cristianos.

Hagiografía.

Se ha conservado una Pasión de san Sergio y san Baco cuyo original está escrito en griego y del que se dispone también de varias versiones latinas posteriores (algunas con variantes muy notables respecto al original). El texto escrito más antiguo que se conserva data del siglo XI. Según esta Pasión, Sergio y Baco, en tiempos del emperador Maximiano, eran unos soldados que dirigían la escuela de los gentiles en el palacio imperial. Su elevada posición y su intimidad con el emperador suscitaron envidias y fueron acusados de ser cristianos. Maximiano no dio crédito a esta acusación hasta que se dio cuenta de que Sergio y Baco no participaban en los sacrificios del templo de Zeus. Maximiano les llamó a su presencia y les reprochó su traición a los dioses:
Sois los más malvados de los hombres, pues a cambio de la amistad que os he dispensado, convencido de que observabais el debido respeto a los dioses, desvergonzadamente me habéis ofrecido lo que se opone a la ley de obediencia y sujeción. Pero ¿por qué habríais de blasfemar también a los dioses, a través de los cuales la especie goza de tan abundante paz? ¿No os percatáis de que el Cristo que adoráis era el hijo de un carpintero, nacido de madre adúltera, a quienes los denominados judíos ejecutaron mediante crucifixión, porque, conduciéndolos a error mediante la magia y proclamándose dios, se había convertido en causa de disensiones y múltiples problemas entre ellos? La gran raza de nuestros dioses nació toda ella de matrimonio legal, el del altísimo Zeus, el más santo, que a través de su matrimonio y unión con la bendita Hera les dio nacimiento. Imagino que también habréis oído hablar de los heroicos y doce principales trabajos del divino dios Hércules, nacido de Zeus.
La pasión de san Sergio y san Baco.

Maximiano ordenó que fueran sustituidos en sus cargos por sus acusadores, que se les encadenara y se les enviara al gobernador Antíoco, gobernador de la provincia de Augusto-Éufrates y antiguo protegido de Sergio, para que fuera Antíoco quien les castigara. Tras una penosa marcha, Baco murió golpeado hasta la muerte. A Sergio se le obligó a correr diceciocho millas con calzados que tenían clavos hacia adentro, atravesando los pies del santo. Luego fue decapitado.

El culto a estos santos se extendió y se consagraron varias iglesias dedicadas a ellos, como la iglesia de San Sergio y San Baco en Constantinopla (ahora transformada en mezquita), y otras en Acre y Roma. Su fiesta se celebra el 7 de octubre. En las representaciones iconográficas aparecen siempre juntos, algunas veces cabalgando como soldados, en pinturas típicamente matrimoniales o en pinturas con su uniforme militar y Jesús tras ellos.
Erastai
La estrecha relación entre ambos ha llevado a escritores modernos a creer que eran amantes. La evidencia más popular de este punto de vista es que textos antiguos de su martirologio, en griego, los describen como erastai, o amantes. John Boswell, historiador de la Universidad de Yale, considera su relación como un ejemplo de las parejas homosexuales del principio del cristianismo, reflejando la tolerancia hacia la homosexualidad de los primeros cristianos. El artista Robert Lentz siguió este punto de vista retratándoles como una pareja gay en una pintura de iconografía religiosa. David Woods clasificó algunos de los argumentos de Boswell como de superficiales. Otros historiadores y analistas bizantinos, en concordancia con la postura oficial de la iglesia ortodoxa, argumentan que la antigua tradición oriental de adelphopoiesis, que se hacía como una forma de "hermandad" en el nombre de Dios y que se ha asociado a estos dos santos no tenía carácter sexual.
John Boswell ha señalado decenas de manuscritos originales, que presentan los rituales religiosos matrimoniales efectuados durante toda la Edad Media por sacerdotes católicos y ortodoxos dentro de las iglesias para consagrar bodas entre personas del mismo sexo. Para llegar a sus conclusiones Boswell recorrió todas las grandes bibliotecas de Europa, incluida la Vaticana, donde encontró muchos de sus manuscritos. Como resultado obtuvo 80 manuscritos originales de las ceremonias de bodas gays, en las que se invocaba como protectores a San Sergio y San Baco.
Sin embargo, la metodología y las conclusiones de Boswell han sido severamente criticadas por otros historiadores además de David Woods, Robing Darling Young y Brent Shaw.
La Adopción por los Cristianos Gays.
Independientemente de los méritos de la interpretación de John Boswell, en la que el debate está todavía en curso (a veces con tonos encendidos), es un hecho que una parte de los homosexuales de Estados Unidos, compuesta por católicos y griegos ortodoxos, ha aceptado los resultados. Hoy en día, por lo tanto, ha alcanzado un nuevo tipo de veneración que exalta al dúo formado por Sergio y Baco por su singularidad como una pareja homosexual santificada como mártir cristiana.
En esta parte del mundo gay se considera de manera no oficial a san Sergio y san Baco como santos patronos de las relaciones entre hombres, y muchas veces los matrimonios gais estadounidenses y europeos (ya sea simbólicos, reconocidos o a través de rituales religiosos) se celebran bajo su protección.

lunes, 7 de octubre de 2013

San Francisco de Asís: La evidencia histórica revela su lado gay.



Los registros históricos revelan el lado queer de San Francisco de Asís mientras el Papa Francisco visita el lugar de nacimiento de su homónimo en el día de la festividad en honor a su nombre el 4 de octubre.

"Será interesante escuchar el mensaje del Papa Francisco mientras peregrina a Asís. Sin embargo, el género-flexión San. Francisco ya ha hablado con claridad a través de los tiempos para la comunidad LGBT ", afirma el estudioso franciscano Kevin Elphick.

Al tomar el nombre de Francisco, el Papa estaba comunicando su afinidad con el fraile del siglo XIII que es conocido por unirse a los pobres, amar a los animales, abrazar a los leprosos, y orar por la paz. San Francisco es una de las figuras religiosas más queridas de todos los tiempos, pero pocos saben de su amor por otro hombre y su desafío a los roles de género.

Francisco es "una figura histórica única de la subversión del género", según explica Elphick, quien continuó su investigación sobre el lado queer de San Francisco en la primavera con un viaje a Asís, donde fotografió ilustraciones que representan el hombre que, según cree, puede haber sido el alma gemela del santo: El hermano Elías de Cortona.

Cuando Francisco (1181-1226) era joven, tenía un compañero sin nombre a quien amaba mucho, y quien fue dejado fuera de la historia después de la primera biografía de San Francisco. Otros frailes franciscanos se referían a Francisco como la "madre" durante su vida. Incluso animó a sus hermanos a ser como madres cuando estaban juntos en la ermita, y utilizó otras metáforas de subversión del género para describir la vida espiritual.Experimentó una visión de la trinidad representada por mujeres, quienes a su vez lo saludaron como "Dama Pobreza", un título que usaba como saludo con sus hermanos.

El primer compañero de Francisco, un hombre a quien Francisco "amaba más que a cualquier otro, porque eran de la misma edad" y por "la gran familiaridad de su afecto mutuo" aun permanece sin nombre. La reciente investigación de Elphick sugiere que el alma gemela sin nombre de San Francisco podría ser el hermano Elías de Cortona. Francisco llamaba a Elias "Madre" y le dio una bendición especial. Elias expresó mucha preocupación por el cuerpo de Francisco y sobre su salud. Francisco y Elias se describen el uno al otro en términos afectuosos. Sin embargo, muy rápidamente después de la muerte de Francisco, Elías fue borrado de la historia y desacreditado. Elphick presenta la evidencia científica sobre su relación en un  artículo muy detallado publicado en el blog Jesus in Love [Jesús enamorado]: "Fray Elías: ¿Alma gemela de San Francisco de Asís"

Francisco dejó que una viuda entrara en su claustro masculino, nombrándola como "Hermano Jacoba". (Los detalles sobre Jacoba se encuentran al final de este artículo). Su compañero en el ministerio era una mujer, Clara de Asís, a quien cortó el cabello en estilo de tonsura masculina cuando se unió a su orden religiosa.

Las primeras evidencias de estas y otras formas con las que Francisco cruzó las fronteras del género fueron reunidas en la tesis "La Liminalidad del Género en las Fuentes Franciscanas", una obra inédita escrita por Elphick, quien es un erudito franciscano y supervisor en la línea directa de prevención del suicidio en la ciudad de Nueva York, EE.UU. Elphick  escribió esa tesis de maestría en estudios franciscanos de la Universidad de San Buenaventura en Nueva York.

Amor de Francisco por otro hombre se describe en su primera biografía, Tomas Celano - La Primera Vida de San Francisco de Asís por Tomás de Celano, un seguidor de Francisco, que lo conocía personalmente. La biografía fue completada alrededor del año 1230, sólo cuatro años después de que Francisco muriera.Celano dice que cuando Francisco tenía unos 20 años, antes de abrazar la vida de pobreza, quería mucho a un amigo muy especial:

"Había un hombre en la ciudad de Asís, a quien Francisco amaba más que a cualquier otro, ya que eran de la misma edad, y su asociación y los lazos de afecto envalentonaban a Francisco para compartir su secreto con él. Solía tomar este amigo a lugares apartados donde podrían discutir asuntos privados y decirle que había tropezado con un tesoro grande y precioso. Su amigo estaba encantado e, intrigado por lo que había oído, y felizmente acompañaba a Francisco dondequiera que éste le pidiera. Había una cueva cerca de Asís, donde los dos amigos a menudo iban a hablar de este tesoro".

En su tesis, Elphick señala que "debido a que la homosexualidad y la identidad 'gay' son construcciones modernas, es imposible e inexacto tratar de leer estas categorías modernas en las personalidades de los personajes históricos". En su lugar, Elphick utiliza la palabra "homoafectividad" para describir la relación de Francisco y de su amado compañero.

"La relación es inevitablemente homoafectiva, describiendo una intimidad compartida entre dos hombres medievales.Que este primer compañero desaparece de la tradición posterior es motivo de sospecha y de una investigación posterior... El tono en el relato más antiguo de Celano captura el sabor y la intimidad de esta relación, quizá demasiado para una Iglesia [Católica Romana] y una sociedad cada vez más homofóbica".

Francisco y su querido amigo rara vez son representados por los artistas. Sin embargo se los muestra juntos en una imagen rara y difícil de encontrar: la obra "Se refugian en una cueva" del pintor español José Benlliure y Gil. Es el octavo en su serie de 74 imágenes de la vida de San Francisco. La serie fue publicada por los franciscanos en Valencia, España, en 1926 en un libro para conmemorar el 700 aniversario de la muerte del santo.

Elphick encuentra muchos más ejemplos de lo que él llama "la liminalidad del género" en los documentos históricos sobre Francisco. Elphick define la liminalidad como "cruzar el umbral del propio género, ya sea simbólicamente o en acciones, dentro de la vida de una persona a través del incumplimiento de los límites sociales del género."

Francisco nació en una familia italiana muy rica en 1181 ó 1182.Cuando era joven renunció a su riqueza, incluso se quitó la ropa, y se dedicó a una vida de pobreza al servicio de Cristo. Se conecta con la naturaleza, llamando a todos los animales "hermana" y "hermano" y los celebra en su célebre Cántico de las criaturas.

San Francisco vio el rostro de Cristo en los leprosos, los parias más vilipendiados de su tiempo, y les alimentó con compasión. William Hart McNicholspone el ministerio de Francisco en un contexto contemporáneo: lo muestra abrazándo a un Jesús gay con VIH/SIDA en "SanFrancisco debajo del árbol amargo". Las palabras en la cruz proclaman que Cristo es "sidoso", "leproso", "drogadicto" y "homosexual", los grupos marginados con alto riesgo de contraer el VIH. Los dos hombres se miran fijamente el uno al otro con amor indecible mientras Francisco abraza el Cristo herido. Este ícono fue encargado en 1991 por un médico de Nueva Jersey, EE.UU., que trabajó con pacientes con VIH/SIDA, y se describe en el libro Arte que se Atreve: El Jesús Gay, La Cristo, y Muchos Más por Kittredge Cherry.

McNichols creaó el ícono en su propio estilo basado en una pintura de 1668 del pintor español Bartolomé Esteban Murillo, que fue sin duda fue inspirada en la versión más apasionado de 1620 de su compatriota Francisco Ribalta. En la obra de Ribalta (desplegada debajo), Cristo responde a San Francisco con un "beso de éxtasis" y le entrega su corona de espinas, símbolo del sufrimiento que lleva a la unión divina.

Una famosa oración por la paz es atribuida a San Francisco.Comienza: "Dios, hazme un instrumento de tu paz". Al final de su vida, Francisco encarna este mensaje a través del diálogo entre cristianos y musulmanes en el Medio Oriente, una región donde la gente estaba en guerra.

En 1219 Francisco fue a Damietta, Egipto, con los ejércitos europeos durante la Quinta Cruzada. Tenía la esperanza de hablar de religión en paz con los musulmanes. Trató de evitar que los cruzados atacaran a los musulmanes en la batalla de Damietta, pero no lo consiguió.Francisco fue capturado y llevado al sultán Malek al-Kamil. Al principio, trataron de convertirse el uno al otro, sin embargo pronto se dieron cuenta que el otro ya se conocía y amaba a Dios.Permanecieron juntos, hablando de espiritualidad, por cerca de tres semanas entre el 1° y el 26 de septiembre. Robert Lentz celebra su encuentro como un modelo de diálogo interreligioso en el ícono "San Francisco y el Sultán".

En 1224, cuando Francisco tenía unos 40 años, recibió los estigmas: marcas como las heridas de la crucifixión de Cristo en sus manos, pies y costado. El  artista de California, EE.UU., Kevin Larson Rayedestaca la sensualidad del momento de éxtasis en el ícono "San Francisco de Asís recibiendo los estigmas". La pintura ha aparecido en la portada de la edición sobre espiritualidad de la revista "Fronteras", una publicación gay en la ciudad de Los Ángeles, EE.UU.

Junto con los estigmas vinieron otros problemas de salud. Cuando Francisco sintió que su muerte estaba próxima muerte, llamó aJacoba de Settesoli, una mujer de la nobleza romana devota de él y de sus enseñanzas. Francisco se alojaba en su casa cuando visitaba Roma. La historia de Celano del siglo XIII en el "Tratado de los Milagros del Bienaventurado Francisco" informa que Francisco saludó la noticia de su llegada a su claustro masculino con una declaración decididamente queer que rompe las reglas del género:

"Bendito sea Dios, que ha guiado a la Dama Jacoba, nuestro hermano, hacia nosotros. Abrid la puerta y traed a nuestro Hermano Jacoba, quien no tiene que observar el decreto contra las mujeres".

 Francisco murió unos días más tarde, el 3 de octubre de 1226. Dos años después de la muerte de Francisco, el Papa Gregorio IX lo declaró santo y encargó la biografía de Celano, la cual incluye el amor entre Francisco y su compañero.

Elphick añade una nota a pie de pagina muy interesante acerca del lado queer de Francisco  manifestado fuera del cristianismo oficial. Francisco se venera en la religión Yoruba de África comoOrunmila, el orisha de la sabiduría, patrón de los animales y una deidad transexual que abraza el erotismo entre personas del mismo sexo.

Al final de su tesis, Elphick concluye que subvertir las reglas del género es un extraordinario poder dado por Dios o "carisma" que los franciscanos ofrecen a la Iglesia y al mundo.

"¿Qué nos revelan las vidas de figuras como Madre Francisco, Hermano Jacoba y Madre Juana de la Cruz en nuestros días? Creo que el carisma franciscano de la liminalidad del género tiene mucho que enseñar a nuestra Iglesia [Católica Romana] y a la comunidad de compañeras y compañeros de los seres humanos en nuestros días. En una Iglesia [Católica Romana] dividida por cuestiones de ordenación de mujeres, lenguaje inclusivo y  orientación sexual, creo que la tradición franciscana tiene personajes importantes para sostener y de quienes aprender. Creo que la voz franciscana puede ser profética en cuestiones que aún no se han comenzado a explorar teológicamente de manera auténtica, tales como el intersexualismo, la transexualidad, y la orientación sexual".

 ___ 

Enlaces relacionados: 

"El mensaje de San Francisco ", de Kevin CA Elphick (El Armario Vacío) 

Eventos con la bendición de animales se están produciendo en todo el mundo este mes de la fiesta de San Francisco, el santo patrono de los animales. 
___

Esta entrada es parte de la Serie Santos GLBTI por Kittredge Cherry en el blog Jesus in Love [Jesús enamorado]. Ese blog presenta en las fechas adecuadas durante todo el año tanto santas y santos como mártires, héroes, heroinas y personas consagradas de especial interés para las personas gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales (GLBTI) y sus aliadas y aliados.

Esta entrada es una traducción de New info on Francis of Assisi’s queer side revealed del blog Jesus in Love. Traducción de Hugo Córdova Quero

Religión, Homosexualidad y Activismo

Religión, Homosexualidad y Activismo