“Ver el mundo en blanco y negro nos aleja de la moderación y de la paz interior porque la vida, por donde se mira, está compuesta de matices.

Querer imponer al universo nuestra primitiva mentalidad binaria no deja de ser un acto de arrogancia y estupidez.”

Walter Riso.

viernes, 14 de marzo de 2014

Ricky Martin agita a la comunidad homosexual de Brasil La presencia del cantante en Río de Janeiro pone en cuestión los estereotipos y temores asociados a la homosexualidad.


Desde que pusiera un pie en Río de Janeiro con motivo de la grabación de varios anuncios publicitarios para el Mundial de fútbol de BrasilRicky Martin ha generado una gran expectativa en el país suramericano que, además de llenar de entusiasmo a sus fans, ha reabierto entre los brasileños el debate sobre la aceptación de la homosexualidad en la vida pública.
Haciendo hincapié en la numerosa presencia de fans -masculinos y femeninos- en la terminal del aeropuerto al que llegó Ricky Martin el pasado domingo, el popular periodista Ronald Villardo, del canal de televisión O Globo, ha querido destacar la gran contribución que ha hecho el cantante a la hora de "desmontar" los estereotipos negativos que todavía afectan a la comunidad gay de Brasil.
"En estos tiempos de Putin [presidente de Rusia, conocido por sus leyes restrictivas contra los homosexuales], gente como Ricky Martin es más necesaria que nunca. Él es el gran ejemplo que nos ha enseñado que salir del armario no implica necesariamente perder todo el cariño que tradicionalmente se ha recibido. Ricky sigue causando furor entre las chicas y, de hecho, el público femenino lo respeta más que nunca. Nos ha ayudado también a desmontar muchos tópicos sobre la homosexualidad. Ya sabemos que no todos los gais son como Boy George", escribió el columnista en su espacio personal de la página web de la cadena.
La trayectoria que ha seguido Ricky Martin desde que confirmara su homosexualidad en 2010 también ha abierto el camino para que, en opinión de Villardo, cada vez más actores y deportistas dejen de tener miedo a la hora de mostrarse tal y como son ante la opinión pública, una tendencia que a su juicio deberían seguir más celebridades del Brasil más "tradicional".
"Todos sabemos que muchos intérpretes de nuestro país que tienen gran éxito entre las chicas son homosexuales, al igual que más de un futbolista. Pero prefieren esconder su sexualidad o directamente mentir sobre ella para evitar que su reputación se vea dañada. Creo que muchos de ellos deberían saber que, con la ayuda de gente como Ricky Martin, pueden dejar atrás sus temores. Ahora se aplaude a quien se muestra fiel a su personalidad", apuntó.
Más allá del terreno de la sexualidad, lo cierto es que Ricky Martin no ha dejado de apoyar a través de su perfil de Twitter a todo aquel que tiene la valentía de expresar sus sentimientos sin restricciones -hace dos semanas alabó a la actriz Ellen Page por revelar su homosexualidad-, ya que en su opinión todo el mundo se "merece" disfrutar de una vida "llena de felicidad".
"Si hay alguien en este mundo que se merece una vida llena de felicidad, ese eres tú. ¡Nunca lo olvides!", publicó el cantante en la red social poco después de llegar a Brasil, país donde grabar el video de "Vida", canción que forma parte de la banda sonora oficial del Mundial Brasil 2014. (Leer Ricky Martin graba "Vida" para el Mundial de Brasil).
El artista se hospeda en el hotel Fasano, uno de los más exclusivos de la ciudad, con vista a las playas de Ipanema y Leblón, así como al morro de Dois Irmaos y a la favela de Vidigal.
El tema oficial del torneo, bajo el título "We are one" (Somos uno), lo interpretarán Jennifer López, el rapero Pitbull y Claudia Leitte con estrofas en inglés, español y portugués. (Ver vídeo Sensuales imágenes de Jennifer López en la canción del Mundial).

Homosexualidad es más antigua que la homofobia: Estudio.



El profesor Rafael Ballester, de la Universitat Jaume I, dijo que deberíamos preocuparnos más del origen de la homofobia y su erradicación, en lugar de obsesionarnos con encontrar la "causa" de la homosexualidad. 


España.- Durante el seminario de "Prevención del bullying homofóbico", que organizó la Universitat Jaume I y el Instituto Interuniversitario de Desarrollo Social y Paz, el profesor de Psicología y decano de la Facultad de Ciencias de la Salud, Rafael Ballester, declaró que "hay mil maneras de vivir la sexualidad y lo ideal sería que nadie tuviera que sentirse forzado a ponerse etiquetas". 
El profesor Ballester ha dedicado buena parte de su investigación a estudiar los comportamientos homosexuales a través de la historia, desde la antigua Mesopotamia, pasando por Egipto, el Imperio Romano, la Edad Media, el Renacimiento y la época de la Inquisición. 
A través de su investigación, Ballesteros ha encontrado que la homosexualidad es incluso más antigua que la homofobia. 
Sin embargo, las conductas homosexuales también han provocado distintas reacciones a lo largo de la historia, y algunos se han aventurado a querer explicar la diversidad sexual con diferentes teorías: el virus gay, diferencias en la estructura cerebral, alteraciones cromosomáticas o la influencia de los factores ambientales. 
"No hay una única causa que marque la orientación sexual de una persona y no deberíamos centrar tanto nuestros esfuerzos en encontrar la causa de la homosexualidad sino de la homofobia", advirtió el decano. 
Respecto a los prejuicios sociales, Ballester destacó que: "Se nos ha intentado inundar con todo tipo de prejuicios sobre la homosexualidad: son enfermos, pecadores, artistas, más sensibles, más liberales, etc. y se ha calificado en muchas ocasiones de antinatural. Hay mil 500 especies animales con comportamientos bisexuales y homosexuales por lo que es difícil afirmar qué es natural. Además, es absurdo decir que la heterosexualidad es la conducta normal porque asegura la reproducción cuando la mayoría de las veces el sexo no tiene esa finalidad".
Finalmente, el psicólogo destacó que los niveles de homofobia en la actualidad son preocupantes, sobre todo entre los más jóvenes. Un estudio reciente realizado en España, mostró que el 16 por ciento de los adolescentes entre 15 y 16 años de edad, aún piensan que la homosexualidad es una enfermedad que se puede curar. 
"Deberíamos alegrarnos de que exista la diversidad sexual. Hay mil maneras de vivir la sexualidad y lo ideal sería que nadie tuviera que sentirse forzado a ponerse etiquetas", concluyó Ballester. 

Con información de El Periódico Mediterráneo.

domingo, 9 de marzo de 2014

La fuerza en la Defensa de los DDHH, los medios y sus tiempos.



Sin el ánimo de propiciar un ataque retaliativo, ofensivo ni mucho menos personal o que fomente el odio,  sino por el contrario reflexivo sobre la urgente necesidad de revisarnos todos los venezolanos y en especial quienes ejercen potestades públicas, expongo de manera abierta pero contundente que resulta inaceptable que bajo el amparo de lo que hoy han mal llamado la “institucionalidad democrática” se muestre como válida cualquier interpretación que pretenda diferenciar la tortura y uso excesivo de la fuerza como un matiz o atenuación cuando en cualquier caso ambas atentan contra los derechos humanos.

Por supuesto que la Defensoría del Pueblo en ejercicio de sus competencias, no le corresponde constituirse en juez de los hechos, más sí es su deber por su investidura moral repudiar las conductas (acciones u omisiones) que atenten contra los derechos humanos y su deber es investigar –de oficio- a fondo así como instar (exigencia) al Ministerio Público que haga lo propio, e inclusive de ser necesario presentar paralelamente con la Fiscalía su propia la querella penal contra cuerpos de seguridad, pues el COPP le ha dotado de esa función (art. 123), competencia además que nunca se ha ejercido;  así como exigir las reparaciones que fueran conducentes de ser el caso.

Es inadmisible, tener una respuesta blanda como la que vimos en declaraciones de la titular de la Defensoría del Pueblo, más allá del evidente error oratorio, pues a mi entender sería absurdo pensar que alguien pueda dar algún matiz de legalidad a la tortura. 

La presentación del informe “Febrero: Un Golpe a la Paz” es un salto atrás en la defensa de los derechos humanos, pues prácticas policiales como las de la GNB y policías usando objetos contundes para inmovilizar a un ciudadano en proporción de 4 a 1, el propinar “cachazos”, disparar hacia los edificios, entre otras, sin duda ponen en evidencia al menos la falta de protocolos coherentes de actuación de los cuerpos de seguridad y el desconocimiento absoluto de sus agentes de lo que constituye un derecho humano, y en el caso especial de la PBN echa por tierra los supuestos “logros” de la Universidad de la Seguridad al ver como se sigue formando a un policía de alma violenta y agresora.

Desmoraliza a quienes han ejercido labores defensoriales más allá de sus preferencias políticas ideológicas, como se trata de atenuar la gravedad de conductas que acaban con los derechos humanos, tratando de diferenciar inútilmente el uso excesivo de la fuerza y la tortura, cuando ambos caben en el campo de las prácticas policiales inadecuadas y la violación de derechos humanos, más allá del tecnicismo de la tipología, o si se trata de una violación individual o una práctica sistemática, dado que en todos se debe actuar y condenar con la misma fuerza sin miramiento de cual es menos o más grave.


Sin duda en Venezuela, hemos tenido una larga historia de esas prácticas terribles, que llevaron a la muerte de personas a través de ejecuciones y desaparición forzada mucho antes que existiera la Defensoría del Pueblo y que correctamente se ha hecho eco.  No obstante, es absurdo basarse en la gravedad pasada para pretender dar una “sensación de legalidad” de lo que se vive hoy en las calles de más de una decena de municipios (de las ciudades más pobladas de Venezuela) y que sólo se pueden seguir a través de redes sociales como única pero novedosa forma de control e información ciudadana, ante la ausencia de medios locales que reflejen lo que está sucediendo.

Si bien el uso de los videos e imágenes debe verse responsablemente, no puede quitárseles todo su valor pues son los instrumentos de comunicación que nos brinda la tecnología del siglo XXI, como lo era en tiempos de otrora la imprenta, los pasquines y las consignas en las paredes durante los años 60-80. 

Quisieran los antiguos defensores de los DDHH haber contado con una cámara, un video o un teléfono inteligente para poder demostrar las violaciones de derechos humanos cuando la masacre de Cantaura, ¿cuánto habría servido una foto para ver a la Digipol actuando, a la PM haciendo aplicando profilaxis social? ¿cuánto habría servido una simple grabación como las que vemos hoy? ¿Cuánto serviría un video para saber de una vez por todas quienes excavaron las fosas comunes de la peste y no pasar años tras la pista buscando a las víctimas?

Estamos obligados a rechazar el uso de la violencia en manifestaciones ciudadanas, ya que nos aleja cada día más de una gobernanza plural e inclusiva. Pero también resulta poco honroso que la Defensoría del Pueblo reste valor a los manifestante bajo el título de “guarimberos” y le exima de hacer su trabajo que es investigar “y no a la velocidad de los medios” como refiere su titular, pero tampoco se espera que salga en defensa de la institucionalidad democrática en el tiempo que Gobierno espera, sino que haga lo que la Constitución le impone a la institución como obligación y no como una concesión discrecional de actuar dentro de la lógica o tendencia políticas de su operadores.

Es de recordar que las competencias son instrucciones, no opciones, es decir, obligaciones que impone una Constitución, pueblo expresado mediante referendo, pueblo que incluye a quienes se encuentran en la calle hoy en día, pues no sólo la refrendó los votos ganadores del presidente Maduro y que la conducta de sus representantes de la Defensoría del Pueblo hoy desdibujan la esencia para lo cual fue creada. Debemos recordar que hay mucho camino recorrido y muchos profesionales (funcionarios y exfuncionarios defensoriales) así grupos organizados formados en derechos humanos para dar respuesta a estos eventos y que la conducta blanda de la Defensoría del Pueblo (para no tildarla de omisiva) da una patada a su dignidad.

Es un deber resguardar y condenar cualquier conducta policial, pues validarla o pretender atenuarla es un grave peligro, ello significa que en un futuro cualquier persona inclusive usted, sus hijos, sobrinos o nietos podrían ser víctima de un batazo, un cachazo o una golpiza por un GNB y eventualmente no sería una violación de derechos humanos grave.

Finalmente y en honor al dialogo, como ciudadano demando a que no sean utilizados calificativos a los ciudadanos ya que el Estado (en sus distintas ramas) tiene la responsabilidad de gobernar para todos con respeto e imparcialidad, recordando que es imposible que la mitad de nuestros muchachos sean fascistas. El discurso de la lucha de clases sin duda pierde sustento si son tantos los burgueses que están en la calle, porque es obvio que no hay una clase pudiente en esas proporciones o pretender que son los ricos quienes protestan.

Es un llamado a la conciencia, al rescate de la paz, a los valores de casa y a una verdadera institucionalidad democrática, y es hora de que ponga en remojo la vocería y actuación de la Defensoría del Pueblo.

José Félix Rodríguez Torres

@jfelixrodriguez

lunes, 3 de marzo de 2014

¿Realmente la homosexualidad es genética?





En las dos últimas décadas se han publicado muchos informes científicos sobre los orígenes biológicos de la homosexualidad. Se está convirtiendo ya en ortodoxia científica. Pero, ¿cómo encaja en la teoría de la evolución de Darwin?

La canción de Macklemore and Ryan Lewis "Same Love", que hoy en día es el himno extraoficial de la campaña en favor del matrimonio gay en Estados Unidos, refleja el sentimiento de mucha gente sobre su sexualidad.

Se burla de quienes "piensan que es una decisión y que se cura con tratamiento y religión, una reconexión artificial contra una predisposición".

Una minoría de homosexuales discrepa, al sostener que la sexualidad es una construcción social y que ellos escogieron conscientemente y con orgullo tener parejas del mismo sexo.
Pero la opinión científica es acorde con la canción. Desde principios de la década de 1990, investigadores han mostrado que la homosexualidad es más común en hermanos y parientes en la misma línea materna y que un factor genético es la causa.

También relevante -aunque no constituye una prueba- es la investigación que identifica diferencias físicas en los cerebros de adultos heterosexuales y homosexuales, y una increíble variedad de conductas homosexuales en animales.

Pero como los gays y lesbianas tienen menos hijos que los heterosexuales, se plantea un problema.

"Desde una perspectiva evolutiva es una paradoja", le dice a la BBC Paul Vasey, de la Universidad de Lethbridge, Canadá. "¿Cómo puede una característica como la homosexualidad masculina, que tiene un componente genético, persistir en el tiempo evolutivo si los individuos que llevan los genes asociados no se reproducen?".

Los científicos no saben la respuesta a este rompecabezas darwiniano, pero hay varias teorías.

Es posible que distintos mecanismos funcionen en distintas personas.

Las teorías suelen relacionarse con la homosexualidad masculina. Hay relativamente poco sobre la evolución del lesbianismo; puede que sea similar o completamente diferente.

Los genes de la homosexualidad también hacen otras cosas
Los alelos -grupos de genes- que a veces codifican la orientación homosexual pueden tener en ocasiones un beneficio reproductivo, que compensaría a los gays y aseguraría la continuación de la característica, ya que los heterosexuales pasarían el gen.

Hay dos formas de que ocurra. Una, que el alelo confiera una característica psicológica por la cual los hombres heterosexuales son más atractivos a las mujeres o viceversa.

"Sabemos que a las mujeres les tienden a gustar características de comportamiento y faciales más femeninas en sus hombres y eso podría asociarse a cuestiones como la capacidad de crianza de los hijos o mayor empatía", afirma Qazi Rahman, coautor de "Born Gay; The Psychobiology of Sex Orientation".

En consecuencia, dice la teoría, una "dosis" baja de estos alelos aumenta las probabilidades del éxito reproductivo. De vez en cuando un integrante de la familia recibe una dosis mayor que afecta su orientación sexual, pero el alelo conserva una ventaja reproductiva.

Otra forma en que un "alelo gay" podría compensar su déficit reproductivo es con el efecto contrario en el sexo opuesto. Por ejemplo, un alelo que hace que el portador sea atraído por los hombres tiene una obvia ventaja reproductiva para las mujeres. Si aparece en el código genético de un hombre, habrá atracción al mismo sexo, pero mientras sea rara, el alelo aún posee un beneficio evolucionario.

Hay alguna evidencia a favor de esta segunda teoría. Andrea Camperio-Ciani, de la Universidad de Padova, en Italia, encontró que las parientes femeninas por el lado materno de hombres homosexuales tienen más hijos que las de heterosexuales.

Esto implica que hay un mecanismo desconocido en el cromosoma X del código genético masculino que ayuda a las mujeres de la familia a tener más bebés, pero puede llevar a la homosexualidad en los hombres.

Los resultados no se han replicado en algunos grupos étnicos.

Algunos investigadores creen que para entender la evolución de los gays, hay que ver cómo encajan en el resto de la sociedad.

El estudio de Paul Vasey en Samoa se enfocó en una teoría llamada selección de parentesco o hipótesis del "colaborador en el nido".

La idea es que los gays compensan su falta de hijos promoviendo la capacidad reproductiva de sus hermanos, contribuyendo con dinero o actuando como tíos. Algo de su código genético se comparte con sus sobrinos y, según la teoría, los genes siguen su marcha.

Los escépticos señalan que si en promedio la gente comparte sólo 25% de su código genético con estos parientes, necesitarían compensar por cada hijo que no tienen con dos sobrinos que de otro modo no existirían.

Vasey no ha medido cuánto una orientación homosexual impulsa la tasa de reproducción de sus hermanos, pero estableció que en Samoa los hombres gay pasan más tiempo en actividades de tíos que los heterosexuales.

El hallazgo sorprendió a Vasey pues previamente había comprobado que los hombres gay en Japón no eran más atentos ni generosos con sus sobrinos que los heterosexuales sin hijos. El mismo resultado se ha encontrado en Reino Unido, Estados Unidos y Canadá.

Vasey cree que lo de Samoa es diferente porque los hombres que él estudió son diferentes: los fa'afafine, que se identifican como un tercer género, se visten como mujeres y tienen relaciones sexuales con hombres considerados heterosexuales. Son personas transgénero a las que no les gusta que les llamen ni "gay" ni "homosexual".

Vasey especula que en parte los fa'afafine son más atentos con sus sobrinos porque la cultura samoana los acepta mejor que las de Occidente y Japón.

Pero también cree que hay algo en el modo de vida de los fa'afafine que los predispone más a criar a sus sobrinos, y especula que encontraría resultados similares en otros grupos transgénero del mundo.

De ser cierto, la teoría del colaborador en el nido podría explicar cómo una característica genética de atracción por el mismo sexo no ha quedado fuera de selección. Por eso Vasey especula que los gay que se identifican como hombres y tienen características masculinas -como la mayoría en Occidente- descienden de hombres que tuvieron una sexualidad transgénero.

En EE.UU., alrededor del 37% de lesbianas, gays, bisexuales y transsexuales tienen un hijo, de los cuales 60% son biológicos. Según el Williams Institute, las parejas gay tienen un promedio de dos hijos.

Estas cifras pueden no ser lo suficientemente altas como para sostener características genéticas específicas a este grupo, pero el biólogo evolutivo Jeremy Yoder indica que en gran parte de la historia moderna los gays no han vivido abiertamente como gays. Obligados por la sociedad a casarse y tener hijos, sus tasas de reproducción pueden haber sido más altas que ahora.

Cuántos gays tienen hijos también depende de cómo se define ser "gay". Muchos heterosexuales que tuvieron sexo con los fa'afafine en Samoa se casan y procrean.

"La categoría de sexualidad con el mismo sexo se hace muy difusa desde una perspectiva multicultural", dice Joan Roughgarden, bióloga evolutiva en la Universidad de Hawai. "Si vas a India y alguien te dice que es 'gay', inmediatamente lo identificas como occidental. Pero no significa que no haya homosexualidad allí".

En Occidente también hay pruebas de que muchos pasan por una fase de actividad homosexual. En la década de 1940, el investigador sexual estadounidense Alfred Kinsey encontró que, mientras 4% de los hombres blancos eran exclusivamente gay después de la adolescencia, 10% tuvieron un periodo gay de tres años y 37% tuvieron sexo gay en algún momento de su vida.

Un sondeo nacional de actitudes sexuales en Reino Unido en 2013 mostró cifras menores. Un 16% de mujeres dijeron haber tenido una experiencia sexual con otra (8% tuvieron contacto genital) y 7% de hombres admitieron lo propio (5% tuvieron contacto genital).

Pero muchos científicos están interesados en un patrón continuo e interno de deseo más que en si la gente se identifica como homosexual o heterosexual o con cuánta frecuencia tienen sexo gay. "La identidad y los comportamientos sexuales no son buenas medidas de la orientación sexual", señala Vasey. "Los sentimientos sexuales sí".

No todo está en el ADN
Rahman afirma que los alelos que codifican la atracción por el mismo sexo únicamente explican parte de la variedad en la sexualidad humana. Otros factores biológicos naturalmente variables entran a tallar, como que uno de cada siete hombres gay deben su sexualidad al "efecto del hermano mayor".

Esto describe la observación de que los chicos con hermanos mayores tienen significativamente más probabilidades de ser gay: por cada hermano mayor la probabilidad aumenta cerca de un tercio. Nadie sabe por qué, pero una teoría es que con cada embarazo de varón, el cuerpo de la mujer forma una reacción inmune a las proteínas que influye en el desarrollo del cerebro masculino.

Como esto sólo se ve después del nacimiento de varios hermanos, generalmente heterosexuales que a su vez tienen más hijos, este capricho prenatal no ha sido eliminado con la evolución.

La exposición a niveles inusuales de hormonas antes de nacer también puede afectar la sexualidad. Por ejemplo, los fetos femeninos expuestos a niveles altos de testosterona muestran tasas más altas de lesbianismo después. Hay estudios que muestran que las lesbianas tienen una menor diferencia de longitud entre sus dedos índices y anulares: un indicio de exposición prenatal a la testosterona.

Los gemelos idénticos presentan una pregunta capciosa. Según investigaciones, si uno de ellos es gay, hay 20% de probabilidades de que el otro tenga la misma orientación sexual. Bastante bajo para dos personas con el mismo código genético.

William Rice, de la Universidad de California en Santa Bárbara, dice que podría ser posible explicar esto si tenemos en cuenta más bien cómo se procesa nuestro código genético.

Rice y sus colegas se refieren al emergente campo de la epigenética, que estudia las "epimarcas" que deciden qué partes de nuestro ADN se encienden o apagan. Las epimarcas se pasan a los hijos, pero sólo ocasionalmente.

Rice cree que los fetos femeninos emplean una epimarca que los hace menos sensibles a la testosterona. Usualmente no se hereda, pero a veces sí y lleva a la preferencia de los niños varones por su mismo sexo.

El doctor William Byne, editor en jefe de la revista LGBT Health, opina que la sexualidad podría ser congénita, pero sería más complicado de lo que algunos científicos creen.

Puntualiza que la capacidad de heredar la homosexualidad es similar al divorcio, pero los "investigadores de ciencias sociales no han buscado 'genes del divorcio'. Más bien se han concentrado en personalidad y rasgos temperamentales hereditarios que podrían influir en la probabilidad de divorciarse".

Para Rahman, los medios simplifican demasiado las teorías genéticas de la sexualidad, con sus informes del descubrimiento del "gen gay". Él cree que la sexualidad involucra decenas o cientos de alelos que probablemente tardarán décadas para descubrirse.

Incluso si el sexo heterosexual es más ventajoso en términos evolutivos que el sexo gay, no sólo la sexualidad de los homosexuales está determinada por sus genes, concluye, sino la de los heterosexuales también.

Fuente:
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/03/140222_mitos_medicos_realmente_homosexualidad_evolucion_jgc_finde.shtm 

Religión, Homosexualidad y Activismo

Religión, Homosexualidad y Activismo