“Ver el mundo en blanco y negro nos aleja de la moderación y de la paz interior porque la vida, por donde se mira, está compuesta de matices.

Querer imponer al universo nuestra primitiva mentalidad binaria no deja de ser un acto de arrogancia y estupidez.”

Walter Riso.

miércoles, 14 de mayo de 2014

¿Por qué la izquierda debe ser laica?



"Me ha parecido importante la construcción de una izquierda democrática, capaz de entender y desarrollar los principios básicos de una sociedad plural y diversa, en el marco del principio esencial de separación de esferas de un Estado laico".


Hace algunos años, un experto francés en el tema de la laicidad, con vena militante, me hizo un comentario que todavía recuerdo: “Los que defendemos al Estado laico tenemos que estar muy atentos al desempeño en esta materia de los gobiernos de la derecha, pero no menos con los gobiernos de izquierda, pues el pragmatismo político lleva a unos y a otros muy fácilmente a olvidar sus principios”. 
Él lo pensaba para el gobierno de Mitterrand, pero nada más cierto para las izquierdas latinoamericanas. Y aunque en México como en otros países de latinoamérica no es una postura común, no es extraño ver a activistas o funcionarios de la izquierda confundiendo su papel, sobre todo en épocas electorales. 
Sucede sobre todo con la izquierda populista, que suele actuar más alrededor de caudillos y de clientelismos, o de líderes mesiánicos que se rigen por su capricho y voluntad, con todas las distorsiones que eso provoca en la búsqueda de apoyos y legitimaciones. 
Así terminamos viendo a líderes religiosos que se presentan como líderes políticos y líderes políticos que se asumen como líderes religiosos. 
Por eso mismo, siempre me ha parecido importante la construcción de una izquierda democrática, capaz de entender y desarrollar los principios básicos de una sociedad plural y diversa, en el marco del principio esencial de separación de esferas de un Estado laico. 
Por eso acepté con gusto la invitación para participar en el Encuentro Internacional “La izquierda democrática”, organizado por el Instituto de Estrategias para Políticas Públicas, Sintropía Política y por Demócratas de Izquierda, que dirige Jesús Ortega, y presenté un texto titulado: “Cinco razones por las que la izquierda debe ser laica”, las mismas que resumo aquí:
1) La izquierda debe ser laica porque se ha asumido históricamente como una luchadora por las libertades. El Estado laico es el que defiende por encima de todo a la libertad de conciencia y en consecuencia a la libertad de creencias (religiosas o filosóficas), de convicciones, de pensamiento, de expresión y de muchas otras libertades modernas que derivan de ellas.
2) La izquierda (por lo menos la democrática, no la golpista o la populista) debe ser laica porque hay una íntima conexión entre la democracia y la laicidad. En virtud de que esta última supone una transición de un régimen con una autoridad basada en el poder sagrado hacia otro cuya autoridad ya no proviene de lo religioso, sino que se sostiene esencialmente por la soberanía o voluntad popular, lo sagrado deja de ser un elemento central en la legitimidad de los gobernantes. De allí que se pueda decir que no puede haber laicidad que no sea democrática y democracia que no sea laica.
3) La izquierda debe ser laica porque defiende la igualdad y la no discriminación. El Estado laico nació de hecho para defender los derechos de las minorías, en principio de las religiosas, pero después de todas, en la medida que reconoce el derecho a ser diferente y a tener preferencias diversas a la mayoría, así como a no ser discriminado por ello. El Estado laico surgió de hecho para dar respuesta a las crecientes necesidades de una sociedad que se descubre plural y diversa.
4) La izquierda debe ser laica porque la justicia social es un componente esencial del Estado laico. Un Estado que no es laico termina imponiendo normas morales o religiosas a través de las políticas públicas y los pobres suelen sufrir más por políticas moralmente estrechas. 
Así, por ejemplo, la cobertura anticonceptiva disminuye mucho cuando se trata de mujeres indígenas, pobres y sin escolaridad. La izquierda lucha por políticas públicas laicas donde las mujeres tengan acceso a la información y puedan decidir acerca de sus cuerpos y sus vidas.
5) La izquierda debe ser laica porque tiene que basar su actuación en la voluntad de los ciudadanos, independientemente de sus creencias religiosas, porque por lo mismo no otorga representatividad política a las dirigencias religiosas (los creyentes no son sus representados políticamente) y porque no confunde los ámbitos de las creencias personales con el de la función pública, la cual debe respetar el interés de todos, en la pluralidad y diversidad existente.

Religión, Homosexualidad y Activismo

Religión, Homosexualidad y Activismo