“Ver el mundo en blanco y negro nos aleja de la moderación y de la paz interior porque la vida, por donde se mira, está compuesta de matices.

Querer imponer al universo nuestra primitiva mentalidad binaria no deja de ser un acto de arrogancia y estupidez.”

Walter Riso.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Video-regional-defensores-DDHH



viernes, 10 de diciembre de 2010

¿DÓNDE ESTÁN LOS DERECHOS HUMANOS DE LGBTI EN VENEZUELA?

No queremos vivir desterrados a nuestra intimidad o espacios públicos “gay friendly”, que solo construyen un apartheid ciudadano. ¿Cuál es el temor de ver a dos mujeres tomadas de la mano y besándose en las calles? ¿Cuál es el temor de ver a dos hombres constituir familia y criando hijos? ¿Cuál es el temor de ver a una persona reasignar su cuerpo en busca de la identidad que la naturaleza no supo darle?

“Querer ignorar la realidad de la diversidad -o, peor aún, tratar de anularla- significa excluir la posibilidad de sondear las profundidades del misterio de la vida humana. La verdad sobre el ser humano es el criterio inmutable con el que todas las culturas son juzgadas, pero cada cultura tiene algo que enseñar acerca de una u otra dimensión de aquella compleja verdad. Por tanto la "diferencia", que algunos consideran tan amenazadora, puede llegar a ser, mediante un diálogo respetuoso, la fuente de una comprensión más profunda del misterio de la existencia humana”. Estas son palabras de Juan Pablo II.

Privarle a una persona el derecho de criar a sus propios hijos por el sólo hecho de ser LGBTI constituye un atropello a uno de los principios básicos de los derechos humanos: de la igualdad ante la ley y el de la dignidad de la persona humana. La concepción anquilosada de familia que inspiró ese fallo, nos aleja no sólo a lesbianas, gays, bisexuales, trans e Intersex a formar familias y a criar a nuestros propios hijos, sino que sanciona a más de la mitad de las familias, las margina y las excluye. Aunque en nuestro país este caso no es el principal, ya que la violación sistemática de nuestros derechos se ven día a día en varios aspectos como el laboral, clínico, religioso, educativo, político y social.

La sistemática exclusión y llamado a que se guarde el decoro moralista de una moral decimonónica, ajena a nuestra realidad social, es la que está inspirando las políticas públicas, los fallos judiciales y las ordenes policiales, bajo el eufemismo de “ofensas al pudor, a la moral y las buenas costumbres”.

En una sociedad democrática es esencial el debate público escuchando a todos los sectores involucrados en el tema debatido. Sin embargo, nuestras organizaciones no han sido siquiera invitadas a participar en estas discusiones (como es el caso de la Asamblea Nacional). Por eso nos enfrentamos a proyectos de ley ajenos y desvinculados a la realidad que vivimos.

Que se establezca un recurso de protección especial de acción colectiva, aparte del individual, de manera que nuestras organizaciones sociales puedan denunciar y seguir las denuncias por discriminación, porque como nuestras autoridades han sostenido muchas veces, “el gobierno ciudadano es la base del Estado democrático”.

Es necesario e imprescindible que como Colectivo nos empoderemos de una lucha Social de Calle con sentido político, donde todas y todos podamos tomar los espacios públicos que por ende nos pertenecen y que no son un derecho no solo de los heterosexuales sino de Todas y Todos, como ciudadanas y ciudadanos de este país debemos hacer cumplir ese eslogan que dice: “Igualdad e Inclusión son lemas de esta Revolución”, que acabemos con ese doble discurso, hipócrita, machista, patriarcal, falocéntrico con una doble moral que en nada contribuye sino en discriminar, estigmatizar y sesgar Derechos Humanos que nos pertenecen.

Si fuésemos incluidas e incluidos en las discusiones de proyectos de leyes, en las discusiones de políticas públicas, en las gestiones que nos atañen como grupo LGBTI, ya no seríamos una minoría excluida y dejaríamos de decir -parafraseando aquella célebre frase del Poema del Mío Cid Campeador-; “Que buenas y buenos ciudadanos seríamos si tuviéramos a un buen Estado que beneficiar desde nuestra identidad”.



miércoles, 1 de diciembre de 2010

Una Respuesta ante el SIDA.


¿Qué es el Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida?

Este virus debilita las defensas que el cuerpo tiene para protegerse de las infecciones y enfermedades. El VIH causa el Sida.

¿Cómo se transmite el VIH?

El VIH se transmite por tres vías:

  • Vía sexual, a través del semen, líquido pre-eyaculatorio, fluidos vaginales y sangre
  • Vía sanguínea: por contacto con sangre contaminada con VIH
  • De una mujer que vive con VIH a su bebé durante el embarazo, el parto y/o la lactancia materna

¿Cómo puedes evitar el VIH?

  • Relaciones sexuales protegidas
  • Utilizando correctamente y siempre, un preservativo a la hora de tener relaciones sexuales, ya sean vaginales, orales y/o anales
  • Transfusiones de sangre segura (libre del VIH)
  • Utilizando materiales estériles, no compartiendo agujas ni otros objetos punzocortantes
  • Prevención de la transmisión de madre a hijo: si eres una mujer embarazada, solicita una prueba de detección de VIH y si resulta positiva, sigue el tratamiento de medicamentos antirretrovirales, programa una cesárea y consulta al médico para la mejor opción de alimentación para tu bebé

¿Qué significa SIDA?

SIDA quiere decir Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida:

• Síndrome, se refiere a un conjunto de signos y síntomas de salud que componen una o varias enfermedades.

• Inmuno Deficiencia, significa que se debilita el sistema del cuerpo que combate las enfermedades.

• Adquirida, significa que te lo tomas de algo externo a ti.

El Sida, aparece cuando el sistema de defensas de la persona que vive con VIH está muy debilitado. Cuando el cuerpo tiene las defensas bajas, cualquier enfermedad o infección se complica aún más.

Prueba de detección del VIH

Si tú te infectas con el VIH, tu cuerpo tratará de combatir la infección y producirá "anticuerpos", cuya función es destruir al VIH.

La prueba para saber si tienes VIH, es un análisis de sangre llamado ELISA que busca anticuerpos para este virus. Si los tienes en la sangre, significa que te has infectado con el VIH. Las personas que tienen anticuerpos contra el VIH son "VIH positivas" y se les llama "personas que viven con VIH" o Seropositivas.

¿Qué es la Iglesia de la Comunidad Metropolitana?

La Iglesia de la Comunidad Metropolitana es una denominación internacional Cristiana de carácter ecuménico – de diálogo y convivencia con todas las iglesias- , conocida por su atención y ministerio hacia el Colectivo LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex). Creemos en el amor y la aceptación incondicionales de Dios para toda persona, sin importar su orientación sexual, Identidad de Género, raza o color.

¿Qué ha dicho la ICM acerca del Vih-Sida?

Nos autocomprometemos a se franc@s y vigilantes opositores de toda teología que tan sola sugiera que alguna enfermedad sea la respuesta terrena de Dios en contra de algunas personas o grupo alguno, hemos resuelto predicar, enseñar y proclamar el poder amoroso y sanador de Dios, así como su constante acción a favor de nuestra salud y felicidad.

La ICM hace un llamado a tod@s sus miembr@s a poner en marcha tanto la acción pastoral como en el liderazgo en la educación, prevención, el activismo político y en la responsabilidad social para responder ante la crisis del Sida.

Y… ¿Dónde está Dios en la crisis del Vih-Sida?

El creador está con las personas que viven con el virus del Vih (Pvvs) ayudándoles a enfrentarlo y alimentando la esperanza frente a una enfermedad Crónica. Bien sabemos que nuestro Creador está al lado de los oprimidos. Dios ama a las LGBTI y ama a las personas con el Vih-Sida. Dios nunca da una enfermedad a una persona o a un grupo como castigo. Dios solo quiere nuestra salud y felicidad.

¿Qué está haciendo Dios en todo esto?

Dios está exhortando a la comunidad LGBTI para unirse y formar un pueblo fuerte ante esta pandemia. Dios nos está llamando a tod@s a combatir la Homofobia Transfobia. Dios está juzgando la opresión que crea condiciones estresantes que permiten a la enfermedad establecerse y prosperar. El estrés de formar parte de una minoría oprimida, tal como la comunidad LGBTI donde el Estado no garantiza políticas públicas para el desarrollo Psicosocial saludable, lo hace a aún más susceptible a las enfermedades.

Dios nos está exhortando a reexaminar el significado de la intimidad.

Tod@s somos llamados a reexaminar nuestras responsabilidades como personas seropositivas.

En nuestra Comunidad estamos llamad@s a reexaminar nuestras responsabilidades individuales y con el resto de la comunidad nuestras responsabilidades como una comunidad de fe.

A reexaminarnos y cambiar aspectos de nuestra sexualidad como personas sexuales, al uso del Condón y a la responsabilidad de mantener un sexo seguro.

¿Qué podemos aprender de las personas que viven con el Vih-Sida?

Es mucho lo que podemos aprender acerca de las ganas de vivir y la dignidad al encarar el reto más agobiante de su vida. Algun@s desarrollan una madurez espiritual ejemplar para toda persona. La confrontación que con la muerte experimenta la mayoría de ellas ayuda a cualquiera a valorar la vida, aunque hay esperanzas en cuanto a tratamientos que pueden alargar la vida y su calidad física y espiritual en cuanto a llevar su realidad.

En medio de la crisis del Vih-Sida podemos aprender invaluables lecciones sobre el orgullo LGBTI, la comunidad, la fe y sobre todo, podemos aprender acerca del amar a nuestro prójimo como a nosotr@s mism@s donde Jesús con su ejemplo nos enseñó en su máxima ley universal.

¿Qué puede la ICM local en apoyo a personas con el Vih-Sida?

- Ofrecerles atención pastoral y consejería abarcando familiares y amig@s.

- Proveerles grupos de apoyo, también a sus parejas, familiares y amig@s.

- Implementar programas educativos preventivos para informar a las personas acerca del Vih-Sida.

¿Qué se puede hacer individualmente?

- Ofrecer tiempo como voluntari@ para algunos de los proyectos locales de trabajo que la ICM tenga en su agenda de actividades anuales.

- Darles compañía.

- Ser paciente defensor frente a la burocracia legal, financiera, políticas públicas y médica que pudiera resultar contraproducente para las personas que viven con el Vih-Sida.

Para más información:

Iglesia de la Comunidad Metropolitana “Cristo Redentor”

Asociación Civil: “Unión Vecinal”.

Calle Colombia entre 5ta y 6ta Transversal, casa N. 132, 2do piso. Frente Iglesia Católica “Madre Cabrini”. Pérez Bonalde.

Día y horario de reuniones:

Sábados cada 15 días de 4 pm a 6 pm.

Email: icmmisioncaracas@gmail.com

Blog: www.icmvenezuela.blogspot.com

Facebook: Iglesia de la Comunidad Metropolitana Cristo Redentor.

Twitter: @ICMVenezuela

Teléfono: +58-414-3302060

Líder Pastoral Interino: César Sequera Núñez.

Religión, Homosexualidad y Activismo

Religión, Homosexualidad y Activismo