“Ver el mundo en blanco y negro nos aleja de la moderación y de la paz interior porque la vida, por donde se mira, está compuesta de matices.

Querer imponer al universo nuestra primitiva mentalidad binaria no deja de ser un acto de arrogancia y estupidez.”

Walter Riso.

sábado, 4 de mayo de 2013

Levítico 18,22: “No te acostarás con varón como con mujer; es abominación”.


Levítico 20,13: “Si alguien se acuesta con varón como se hace con mujer, ambos han cometido abominación: morirán sin remedio; su sangre caerá sobre ellos”.
Estos son los versículos más explícitos que se utiliza para condenar la homosexualidad. ¿Pero realmente habla sobre la homosexualidad? ¿O está hablando de otra situación muy dife
rente a una relación homosexual?

Leemos en Lev XVIII,22: “Kai meta arsenos hu koimezese koiten gynaikos…”; y en XX,13: “Kai hos an koimeze meta arsenos koiten gynaikos…”. Arsenos se utiliza para denotar al género masculino; y koiten se traduce como cama, generalmente utilizada para el acto sexual. Estos dos versículos estrictamente hablan sobre una relación sexual entre hombre, pero eso no quiere decir que hable sobre una relación homosexual, es decir, una violación puede ser de un heterosexual a un hombre y no es una relación homosexual. ¿Podrían estos versículos prohibir una violación?

Para comenzar, vamos a hablar sobre lo que es ser homosexual. Estrictamente un homosexual no puede ser definido como una persona que tiene relaciones sexuales con personas de su mismo sexo, es decir, homosexual es aquella persona que se ve atraída hacia su mismo sexo, procurando una relación de amor, respeto y comunión. Demás está decir que hay muchas personas que tienen relaciones sexuales con hombres y que son heterosexuales. Estas citas, solo hablan de una relación sexual entre hombre estrictamente, aclarado ese punto, sabemos que no condena a un homosexual como estilo de vida, pero ¿condena una relación homosexual, desde el punto de vista intimo?

Levíticos es llamado el código de santidad, es decir, el libro que contiene las reglas rituales y de culto a Dios. Habían otras prohibiciones como: no comer cerdo, porque era abominación; y debías guardar reposo en sábado, sino debía morir apedreado; no podíamos mezclar telas de dos hilos diferentes, porque era abominación; no podíamos recortas nuestras barbas o nuestras patillas, era vergonzoso. Todas estas prohibiciones ¿que tienen de malo? es decir, te lo puedo asegurar que a muchos nos gusta comer cerdo, muchos de nosotros ocupamos ropa de algodón y poliéster, ¿qué tal aquellos que recortan sus barbas y patilla? Ni se diga del sábado porque todos deberíamos morir apedreados.

El libro de levíticos, fue escrito para Israel, en el momento de entrar a la nación de Canaán y era la exhortación de Dios de no contaminarse con las prácticas repugnantes de las naciones que los rodeaban, muchas de las prohibiciones del levítico, tenía mucho que ver con los ritos cultuales y supersticiones. Y no olvidemos la palabra abominación, que está estrictamente restringida a aquellas prohibiciones que tenían carácter cultual y ritual, es decir, Dios habla sobre no contaminarse con la idolatría de los pueblos circundantes. Más claro decir que la palabra “abominación” denotaba un error ritual, sagrado e idolátrico; nunca fue usada para denotar algo inmoral. Por ejemplo, para los judíos no era inmoral comer cerdo, pero si era una abominación. Entonces si no esta cita no habla sobre una relación homosexual ni sobre una prohibición moral, ¿entonces de que habla?

Citado del teólogo McNeill: “Se trata del ‘Código de Santidad’ de los judíos, que contiene sus austeras normas rituales del culto a Yahveh. En este contexto, se explica bien la prohibición de las orgías sagradas de los cananeos, ligadas a los ritos idolátricos de la fertilidad en honor de Astarté y de Baal. Los cananeos creían participar en el proceso primaveral de los campos por la comunión vital con sus dioses de ambos sexos, a través de la unión carnal con prostitutas y prostitutos consagrados a ellos en sus templos. Por eso los hebreos, ante cuyos asombrados ojos se desarrollaban estas fiestas rituales de los pueblos vecinos, asociaban espontáneamente los actos homosexuales a la más depravada idolatría. Hay que tener en cuenta el marco histórico-cultural de la religión cananea de la fertilidad.”

Muchos teólogos y hermeneutas, creen que la prohibición de levíticos, no hablaba sobre relaciones homosexuales, sino a prostitutos sagrados, es decir, aquellas personas que se sometían a orgias para tratar de alcanzar el agrado de sus dioses. Es decir las relaciones homosexuales con fin idolátrico, eran abominaciones delante de Dios, y basta con mirar el pasaje completo, el versículo anterior y posterior, para darse cuenta que habla sobre la idolatría. Sobre los prostitutos sagrados hablo en mi otra entrada. Al igual muchas personas también expresan que se trata sobre violaciones heterosexuales hacia personas de su mismo sexo. Bajo este análisis, se podría entender la abominación de perpetrar una violación.

Además hay otra corriente de análisis que vale la pena mencionar, notar como la cita dice: No te acostarás con varón como con mujer. Como dicen los rabino no hay palabras de más en la biblia; “como con mujer”, muchos creen que esta aclaración sobre esta cita se refiere a ciertas personas que se prostituían vestidas de mujer o prostitutas travestidas.

Por lo tanto no creo que esta cita condene a la homosexualidad, sino a la prostitución e idolatría; situación que está muy lejana a la homosexualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Religión, Homosexualidad y Activismo

Religión, Homosexualidad y Activismo