“Ver el mundo en blanco y negro nos aleja de la moderación y de la paz interior porque la vida, por donde se mira, está compuesta de matices.

Querer imponer al universo nuestra primitiva mentalidad binaria no deja de ser un acto de arrogancia y estupidez.”

Walter Riso.

domingo, 25 de agosto de 2013

Todo sobre EL SEXO ANAL. [Estimulación, cuidados, aseo y ejercicios]



El canal anal es un músculo terminal del intestino grueso controlado por el sistema nervioso central. Dicho canal está formado por una membrana mucosa que puede ser muy sensible. Estimulada de forma adecuada puede producir demasiado placer, sin embargo, también es una importante puerta de entrada a las infecciones de transmisión sexual (ITS) incluyendo el VIH.

Bajo la mucosa anal existe un sistema que mantiene la zona irrigada por sangre y conectada a los vasos sanguíneos.

El ano mantiene su forma tubular debido a dos esfínteres en forma de anillo. El esfínter externo es un músculo voluntario el cual aprendemos a controlar desde niños. El interno constituye un engrosamiento de las fibras musculares circulares del recto, este es un músculo involuntario.

Se puede dominar el esfínter externo manteniendo cerrado el orificio del ano o relajándolo para permitir la salida de las heces. Así, la penetración tiene una estrecha relación con la disposición y el control voluntario de quien es penetrado. Cuando el ano no ha sido lo suficientemente estimulado, la penetración suele ser dolorosa y el esfínter externo puede romperse (ocasionando la salida de desecho fecal). Si sucede esto no te preocupes, se trata de un percance que puedes solucionar con agua. Lo importante es aprender a dominar los esfínteres.

Te brindamos a continuación algunas recomendaciones para facilitar y disfrutar la penetración anal.

Lava tu ano, incluyendo algo de la parte interior, con agua y jabón. Asegúrate de enjuagar bien el jabón. Pon bastante lubricante en el dedo índice y juega con él en la parte exterior del ano y comienza a introducirlo en tu ano con lentos movimientos circulares. A medida que te sientas cada vez más relajado, aplica más lubricante y mete tu dedo más adentro.

A estas alturas, sentirás la presión de los músculos del ano (esfínter) ajustando tu dedo. Son éstos los que necesitan relajarse para poder ser penetrado sin dolor. Trata de contraerlos voluntariamente. Te sorprenderá sentir en tu dedo lo fuertes que son. Suéltalos. Contrae y relaja estos músculos varias veces, hasta que sientas que el ano se ha comenzado a dilatar.

Ahora introduce tu dedo más adentro. Si no te sientes suficientemente dilatado, no intentes hacerlo bruscamente. Tómate tu tiempo, ya ocurrirá. Ten paciencia. Una vez que tu dedo pasa del esfínter, entra al recto, que es un espacio más amplio. Notarás el cambio en la textura. Mete y saca tu dedo unos 5 cm cada vez. Si hasta ahora tenías miedo respecto de la penetración anal, te asombrará ver lo fácil que resulta.

Saca tu dedo, respira hondo y relájate por unos minutos. Cuando hayas hecho varias sesiones exploratorias y tengas mayor confianza, intenta con dos dedos. Si sientes que los músculos del esfínter se cierran, regresa a los ejercicios de contracción y relajamiento.
Hay otros dos ejercicios que te pueden ser útiles.

Primero, si tienes un compañero de sexo o una pareja, pídele que explore tu ano con sus dedos siguiendo las indicaciones anteriores. El segundo ejercicio consiste en masturbarte mientras te insertas uno o dos dedos en el ano. Mientras lo haces, mueve tus dedos lentamente adentro y afuera.

Advertencia: El uso de dedos y consoladores brinda placer, y también es seguro. Nunca introduzcas otra cosa en tu ano. Jamás uses botellas de plástico o vidrio, vegetales u otros objetos exóticos. Algunos de ellos se te pueden escapar, y perderse en tus intestinos, y podrías necesitar un médico para retirarlos.

Algunos prefieren hacer «ejercicios» en una tina llena de agua caliente, porque eso ayuda mucho al relajamiento. El baño es un lugar bastante privado para quien aún vive con la familia. Además, puedes querer invitar a alguien a la tina para realizar estos ejercicios contigo. La sesión puede terminar siendo instructiva y divertida.

CÓMO ESTIMULAR A UN PRIMERIZO
Si estás por iniciar a un primerizo puedes comenzar por introducir suavemente un dedo lubricado en su ano. Cuando se sienta cómodo introduce dos, pero no muy rápido y masturbarlo con tu otra mano. El placer de la masturbación puede ser relacionado con la nueva sensación anal. Una vez estimulado su ano puedes realizar una penetración lenta y suave, pero no penetrarlo de golpe, parar en el momento que sienta dolor o dejar que él te guíe y aumentar el ritmo conforme se sienta más cómodo y sí estimular su ano y próstata.


LA PRÓSTATA: EL PUNTO G MASCULINO
La próstata masculina, parecida al punto G femenino, puede tener una respuesta orgásmica frente a la presión o manipulación. La próstata se encuentra a unos tres centímetros por encima de la cara frontal del recto y tiene forma de disco pequeño y firme. El ano, además de su respuesta a la estimulación táctil, es una zona sensorial que produce una respuesta placentera en el cerebro al ser estimulada.

Para los hombres, independientemente de su orientación sexual, la estimulación de la próstata puede ser un fuerte estímulo sexual. Ésta puede alcanzarse con un dedo o el sexo anal. Durante la excitación el ano puede presentar contracciones, llegando a sincronizar al ano con los movimientos pélvicos. Estas contracciones musculares son muy poderosas y pueden producir mucho placer tanto para quien penetra como para quien es penetrado, sin embargo, si existe sangrado o dolor continúo lo más conveniente es ir al médico.

ASEO ANAL

PRIMERA:
La de evacuar antes de tener relaciones sexuales y hacerte una buena  higiene de la región anal con agua y jabón,  sin aplicar enemas o sea NO REALIZARTE LAVATIVOS.


Si tu opción fuera esta, la ventaja es que no habría efectos secundarios en el tracto gastrointestinal, como por ejemplo COLON IRRITABLE, ILEO PARALITICO, entre otras condiciones medicas que podrían aparecer por casos que han sido reportados.

Tal vez te genere incomodidad pues la salida de restos de heces a modo de manchados, es probable.

SEGUNDA:
La de evacuar antes de tener relaciones sexuales, hacerte una buena higiene de la región anal  y aplicarte enemas  o sea REALIZARTE LAVATIVOS.


Con esta alternativa ha habido reportes de problemas de salud como el COLON, ILEO PARALITICO, E INFECCIONES  DE TRANSMISIÓN SEXUAL  CON MAS FRECUENCIA.

Sin embargo el hecho de realizarte lavativas le evitaría incomodidad al activo por la imagen higiénica que se lleve de ti después de la relación sexual, pues no llegaría a ver restos de heces en el pene luego de haber penetrado.
Si en caso se realizara las lavativas deberá ser usando enemas evacuantes que venden en farmacias, para evitar la posibilidad de generar otro tipo de infección, y no se recomendaría el uso frecuente de esta práctica higiénica, por los probables efectos ya mencionados.

Reiteramos que las relaciones sexuales deben realizarse con el uso del preservativo o condón, sea cual fuera la técnica de limpieza a elegir.

Es esencial seguir estas recomendaciones sobre lubricación, relajamiento, dilatación y aseo cuando decidas tener relaciones sexuales con alguien. 

La idea es que disfrutes plena y sanamente de tu vida sexual y en GAYMAS.COM estamos para informarte y ayudarte… 
DR GAY.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Religión, Homosexualidad y Activismo

Religión, Homosexualidad y Activismo