“Ver el mundo en blanco y negro nos aleja de la moderación y de la paz interior porque la vida, por donde se mira, está compuesta de matices.

Querer imponer al universo nuestra primitiva mentalidad binaria no deja de ser un acto de arrogancia y estupidez.”

Walter Riso.

viernes, 20 de marzo de 2015

Cuando los hombres heterosexuales tienen relaciones sexuales con otros hombres.



¿Pueden los hombres hetero tener sexo con otro hombre y seguir siendo hetero?


Últimamente se ha hablando mucho sobre el "bromance" (según Wikipedia, acrónimo de la palabra 'hermano' y la palabra romance):

Las circunstancias actuales del bromance la separan de las prácticas más generales y homosociales románticas. Según Aristóteles (3000, A.C.) "se trata de aquellos que desean el bien de sus amigos por el bien de los amigos que son más amigos de verdad, porque cada uno ama al otro por lo que es, y no por ninguna cualidad accidental".

La investigación sobre la amistad y la masculinidad ha encontrado que las últimas generaciones de hombres criados por madres feministas en la década de los 70's son emocionalmente más abiertas y expresivas. También hay menos preocupación entre los hombres con la idea de ser identificados como homosexuales, y por tanto se sienten más cómodos explorando más profundamente la amistad con otros hombres.


Según la definición del diccionario urbano, el bromance se describe como un "amor complicado y afecto compartido por dos hombres heterosexuales". Pero, ¿y si los dos hombres deciden tener relaciones sexuales, quiere decir que son gay o bisexuales?

Cuando las muchachas hacen esto en el vídeo Girl Gone Wild de Madonna, no se les acusa de ser lesbianas o bisexuales latentes. Su orientación sexual no se especula en absoluto, ya que resulta. Pero esto es diferente para un hombre.

Comprendiendo a los hombres hetero que tiene sexo con hombres


Hay cada vez más evidencia de que no todos los hombres que tiene sexo con otros hombres son realmente gays o bisexuales. De acuerdo con el Centro para el Control de Enfermedades, más de 3 millones de hombres que se identifican como heteros tienen sexo secreto con otros hombres.

Una encuesta realizada en Nueva York, que apareció publicada en septiembre de 2006 en Annals of Internal Medicine reveló que casi uno de cada 10 hombres afirma ser hetero y tener relaciones sexuales ocasionales con otro hombre. Además, el 70% de esta población también afirma estar casado con una mujer. De hecho, el 10% de los hombres casados en la encuesta indicaron que han tenido conducta homosexual durante el año anterior.

Para poder comprender mejor a esta población, los terapeutas y clientes deben ser capaces de diferenciar cuatro términos que a menudo se confunden entre sí: a) identidad sexual y orientación sexual (), b)preferencia sexuale, c) fantasía sexual, y d)comportamiento sexual. Contrariamente al uso común, que no siempre están en consenso.

La identidad sexual y orientación sexual implica la propia identidad sexual y romanticismo, en donde los pensamientos, fantasías y conductas trabajan en armonía. Hay una "alineación" de los afectos, sentimientos románticos, psicológicos, espirituales y sexuales de deseo en las personas del mismo sexo o del sexo opuesto. La orientación sexual no cambia con el tiempo. Uno de los comportamientos sexuales y las preferencias pueden cambiar, pero al igual que el temperamento, la orientación sigue siendo estable. El término (identidad sexual y orientación) también se refiere a cómo una persona se identifica a sí misma, y no como la han categorizado los demás. Así, algunas personas se identifican a sí mismas como heterosexuales, mientras que otros se identifican como gays, lesbianas o bisexuales (o indecisos). Es importante que un psicoterapeuta le pregunte a su cliente cómo se identifica a sí mismo, sin importar con quién tiene relaciones sexuales.

Las preferencias sexuales se refieren a actos sexuales, posiciones y escenarios eróticos sobre los que hay preferencia durante su actividad sexual. El término toma en cuenta lo que a las personas les gusta hacer en el sexo, y no necesariamente con quién les gusta hacerlo. Las preferencias e intereses eróticos pueden cambiar con el tiempo, ya que uno se puede volver más abierto o cerrado a ciertos pensamientos y conductas.

Las fantasías sexuales son los pensamientos que encontramos excitantes. Pueden abarcar cualquier cosa: posiciones sexuales, encuentros románticos, partes del cuerpo, ropa, fetiches de zapatos o pies, incluso la violación. Las fantasías sexuales no son necesariamente representadas, de hecho, en la mayoría de casos no lo son.

El comportamiento sexual se refiere a cualquier comportamiento destinado a complacerlo a uno y/o a su pareja. No necesariamente refleja la propia orientación. Por ejemplo, los hombres que están en prisión se involucran en conductas sexuales con otros hombres, pero lo hacen por necesidad sexual, no por interés erótico en otro hombre. Desean alcanzar el comportamiento y la liberación sexual, dejando de lado el género de la pareja.

Los hombres heterosexuales que tienen sexo con otros hombres, no buscan encuentros románticos ni actúan en función de una atracción sexual per se, o deseo, sino más bien se trata de una excitación sexual y necesidad fisiológica que busca satisfacer con otro hombre que esté accesible. No hay un deseo sexual que lo excite mirando a otros hombres, sino más bien se trata sólo del acto sexual. La pregunta es: ¿si no se activa el deseo por otros hombres, cómo es posible tener relaciones sexuales con estos?

Estas personas, normalmente, quieren vincularse con otros para obtener el afecto de los demás. Su comportamiento puede reflejar un deseo de experimentar, de participar en algo que es tabú, o una manera de expresar un conflicto psicológico que esté afectando actualmente sus sentimientos y deseos sexuales que no tienen nada que ver con tener una identidad gay o bisexual.

Aquellos hombres heteros que tiene sexo con otros hombres lo hacen por una variedad de razones. Algunos han sido víctimas de abusos sexuales y recrean compulsivamente el trauma vivido durante la infancia, otros encuentran la liberación sexual con otro hombre que es más accesible, otros lo hacen porque consideran que es más fácil y requiere menos habilidades sociales que los exigidos por una mujer. Otros son "gay for pay" obteniendo beneficios económicos significativos; otros buscan la atención de otros hombres, por tener sexo anal (muchos heteros disfrutan del sexo anal) ya que les avergüenza pedírselo o hablar al respecto con su pareja femenina.

Publicado por Joe Kort
Más información en: www.StraightGuise.com
Traducción: Psico-Asesoría Enlínea

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Religión, Homosexualidad y Activismo

Religión, Homosexualidad y Activismo