“Ver el mundo en blanco y negro nos aleja de la moderación y de la paz interior porque la vida, por donde se mira, está compuesta de matices.

Querer imponer al universo nuestra primitiva mentalidad binaria no deja de ser un acto de arrogancia y estupidez.”

Walter Riso.

martes, 18 de enero de 2011

Reflexión de un homosexual venezolano.



Por: Un venezolano homosexual en alguna parte del mundo
Fecha de publicación: 17/01/11

Hoy lunes no trabajé. tuve el día libre y decidí leer los artículos publicados en aporrea... hasta que se me cansaran los ojos. Me atrajo poderosamente ése que trata sobre la “Cero homofobia...”http://www.aporrea.org/actualidad/n173146.html el cual me produjo las siguientes reflexiones:

Comenzamos el segundo decenio del siglo XXI y me sorprendo de ver que todavía existen personas que ignoran la realidad de lo que significa ser SER HUMANO. No hablaré sobre las diferencias de razas, políticas, religiosas, de clase social etc. No, dejo eso para otro momento.

En cuanto a la homosexualidad, déjenme decir que hay muchos seres humanos; hombres y mujeres que son y piensan diferente, que encuentran refugio, correspondencia, reciprocidad, comprensión con aquellos de su mismo sexo. ¿Y qué mal causan a aquellos que se comportan según las imposiciones sociales, religiosas y otras cantinflearías calificadas como "normales"?

Déjenme decirles que ya he perdido la cuenta de los hombres que son y voy a utilizar un término bien venezolano: machos cuatriboleaos, algunos con hijos regados por ahí, abandonados a la buena de Dios cuyas madres, padres, abuelos, vecinos, amigos y otros ríen de tal hazaña y que incluso la aplauden porque no salieron "maricones".

Es aquí cuando me detengo a pensar y río, río porque pienso que esos hombres, a escondidas y en un mundo que es un verdadero infierno, se desahogan en los brazos de un amante amigo, si, lo dije bien, UN AMANTE AMIGO. Esta situación no tiene nada que ver con diplomas, clase social alta o baja, ranchos, políticos, buhoneros o cualquier etiqueta de clasificación social que mucha gente en Venezuela suele o se regocija en pegarle a los más pendejos.

Pienso que esta situación es simplemente un reflejo de un defecto que como dicen en francés: Ils ne savent pas vivre que traducido al español es perfecta la idea de lo que quiere decir: ellos no saben vivir.

Esos ellos que no saben vivir son aquellos individuos que han sido concebidos y educados con complejos, ignorancia y que desarrollan un arquetipo de individuo racista, violento y de otros bajos instintos.

Es cómico para esos que son homofóbicos burlarse del "marico" que habla diferente, se viste diferente, y que vive la vida diferente pero que puede ser más generoso, respetuoso, humano, digno, buen ciudadano y que en fin sabe ocupar un lugar merecidamente en este mundo. A diferencia de esos que destruyen con sus odios y comentarios, con sus juicios y condenas contra los que simplemente son diferentes.

Por esto os digo que en situaciones como ésta, en la que el equipo de aporrrea señaló los insultos y denigraciones homofóbicas de los mensajes recibidos, siento un sentimiento de profunda lástima y tristeza, no por los que emiten tales insultos puritanos ridículos descontextualizados de la realidad y del tiempo, con bajo nivel de inteligencia, no, lo siento por Venezuela porque nací en este maravilloso país donde hay millones de seres que sí saben vivir y que se están jugando el todo por el todo para cambiar la suerte por el bien de todos y todas incluso de aquellos que se creen más arrechos que todos los demás.

Finalmente, os digo a los homofóbicos: piensen en sus hijos, hermanos, padres, tíos, abuelos, amigos porque en el momento en que ustedes estén vomitando todo ese veneno de discriminación e irrespeto, ellos los ya nombrados estarán viviendo el placer de compartir con un AMANTE AMIGO pero a escondidas para que nadie los vea y así poder seguir siendo considerados como tremendos palos de HOMBRES.
Con respeto y atentamente,

Un venezolano homosexual en alguna parte del mundo.

Fuente: http://aporrea.org/ddhh/a115893.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Religión, Homosexualidad y Activismo

Religión, Homosexualidad y Activismo