“Ver el mundo en blanco y negro nos aleja de la moderación y de la paz interior porque la vida, por donde se mira, está compuesta de matices.

Querer imponer al universo nuestra primitiva mentalidad binaria no deja de ser un acto de arrogancia y estupidez.”

Walter Riso.

domingo, 15 de mayo de 2011

Otro día ¿contra la homofobia? en Cuba.

Una vez más la calle 23 del Vedado habanero es tomada por la policía mientras caminan por ella gays, lesbianas y transexuales. El pequeño desfile comienza en la cascada de Malecón a solo unas cuadras del Pabellón Cuba. Hay colores, música, banderas.

La mayoría aprovecha para mostrarse tal cual es, sin reprimirse aunque despierte curiosidad en las miradas que pasan. La policía, en aparente función de custodia, debe maldecir el día en que tiene que ayudar y cuidar a los mismos que maltrata durante todo el año.

A los que pone multas (y a veces carga con ellos para la estación) por estar en un sitio de encuentro gay en el malecón, a los que acosa en Mi Cayito, la playa que se supone sea una Zona de Tolerancia. Por eso los uniformados no vacilan en burlarse (entre ellos) de los que llegan a “celebrar su día.” el día que les permiten salir y manifestarse: “mira el maricón que está vestido de negro como se mueve… es pa cogerlo y….” dice uno de uniforme mientras suelta una gran carcajada.

Ya hace unos años que en Cuba se celebra la campaña en contra de la homofobia, sin embargo falta mucho para erradicar el mal. Los gays, lesbianas, transexuales y bisexuales siguen siendo objeto de represión policial, humillación social, burlas y rechazo familiar.

Reprimidos y opacados durante tanto tiempo el día que pueden mostrarse públicamente y congregarse, se convierte en un carnaval donde unos llevan maquillajes de cabaret a las diez de la mañana, otros lucen trajes de novia y algunas prefieren ir besándose por la calle, ajenas a la vorágine que las convocó.

En Cuba no puede haber desfiles espontáneos, todo debe ser orientado desde la oficialidad. La comunidad LGTB, anulada hasta hace unos años, ha ido ganando en “reconocimiento” oficial. El sitio escogido para la gala cultural de este año fue el importante Teatro Karl Marx, donde se realizan eventos relevantes y actúan grandes figuras de la cultura.

Se reconoce la diversidad sexual y existen grupos de lesbianas o gays que se reúnen y hacen todo lo posible porque sus voces no sean ignoradas. Aún así falta mucho (el camino es muy largo y apenas comenzamos a transitarlo) para que el pueblo y las instituciones legales asimilen la homosexualidad sin considerar bichos raros o enfermos a los que tienen una orientación sexual diferente.

Lo que puede significar un avance en la lucha contra la homofobia pudiera derivar en lo contrario. Un desfile de apenas cuatro cuadras una vez al año no ayuda a la aceptación de los homosexuales como seres humanos con derecho de transitar por cualquier avenida, reunirse en cualquier sitio a cualquier hora sin ser agredidos (verbal o físicamente) o marginados por sus coterráneos o, en un nivel más cercano, por su familia.

No tiene sentido que la comunidad gay pase todo el año invisibilizada y que un día descorran la cortina que la esconde para que el mundo vea que en Cuba los homosexuales tienen derechos. Así no se elimina la homofobia, al contrario, ese día la gente va a ver “el espectáculo” y a tomar fotos como si se tratara de una feria que exhibe curiosidades.

Para colmo este año les robaron ese único día aunque much@s no se dieran cuenta: grupos de jóvenes gritaban consignas como esta: “se oye, se siente, la juventud está presente.” como si estuvieran en una asamblea de la UJC; había carteles con textos apropiados para actos políticos; gritos de Cuba, Cuba y un reclamo impuesto: la liberación de los cinco héroes. Impuesto, porque la batalla que tienen que librar los gays, lesbianas y transexuales por su libertad plena aquí en nuestra Cuba es demasiado intensa y urgente para relegarla a un segundo plano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Religión, Homosexualidad y Activismo

Religión, Homosexualidad y Activismo