“Ver el mundo en blanco y negro nos aleja de la moderación y de la paz interior porque la vida, por donde se mira, está compuesta de matices.

Querer imponer al universo nuestra primitiva mentalidad binaria no deja de ser un acto de arrogancia y estupidez.”

Walter Riso.

jueves, 18 de febrero de 2010

La homofobia aumenta el riesgo de suicidios en jóvenes LGTB.



La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa alertó sobre uno de las más dramáticas consecuencias que enfrentan algunos niños y jóvenes a raíz del prejuicio, el rechazo o el estigma social: el suicidio o los intentos de quitarse, muchas veces en más de una oportunidad, la vida.

Aunque las advertencias y recomendaciones del informe denominado "El suicidio de niños y adolescentes en Europa: un grave problema de salud pública" son dirigidas de manera explícita a los 44 países que integran el Consejo de Europa, la verdad es que sus alcances son mundiales, toda vez que la discriminación y el prejuicio a los jóvenes y niños son problemáticas planetarias y sus efectos en todos los casos son lamentables.

El texto redactado por Bernard Marquet y aprobado con la unanimidad de 29 votos, es bien preciso en señalar que los incides de suicidios en niños y jóvenes lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) son superiores a los de sus pares de otras orientaciones sexuales e identidades de género.

Y a la par aclara que ello no es porque sean minorías sexuales, sino porque el peso de la discriminación es desastroso en su estabilidad psicológica o física. Sin duda una constatación muchas veces denunciada por el movimiento mundial de minorías sexuales, pero que hoy proviene de uno de los referentes políticos más importantes del globo.

De acuerdo al informe, el suicidio en adolescentes es "hoy un grave problema de salud pública", que ha sido "subestimado", pese a quitar la vida a más personas que las fallecidas en accidentes de tránsito.

El suicidio, añade, puede deberse "a factores psicológicos, como sociales", siendo el último caso el más aplicable a las minorías sexuales.

"La Asamblea evidentemente está preocupada por el tipo especialmente más elevado de suicidio en las jóvenes lesbianas, homosexuales, bisexuales y transexuales que entre el conjunto" de personas de similar edad, sostiene el informe.

Sin embargo, redondea, "este alto riesgo no está vinculado a la orientación sexual o la identidad de género, sino a la estigmatización, a la marginalización y a la discriminación que encuentran estas personas a causa de su orientación sexual o su identidad de género", por lo cual se considera al tema como un asunto de "derechos humanos".

La deducción es más que lógica al considerar que históricamente desde los estados se criminalizaron las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, mientras que desde las religiones se sigue instaurando (cada vez con menos éxito) la idea del pecado, desde los medios de comunicación se ridiculizan las expresiones LGTB y una buena parte del ejercicio profesional de psicólogos y psiquiatras sigue considerando a la homosexualidad y transexualidad como enfermedades que deben curarse.

Como consecuencia, la sociedades fueron educadas sobre una brutal ignorancia y prejuicios que se reprodujeron desde el seno de las familias y los colegios y liceos, provocando en quienes van descubriéndose como homosexuales o transexuales, sentimientos de culpa y auto-rechazo que pueden derivar en suicidios.

No en vano todas las medidas recomendadas por el Informe europeo a sus Estados miembros involucran tanto a espacios privados (hogares), como públicos (medios de comunicación, colegios).

Se pide así promover "políticas de apoyo a las familias con el fin de ayudarles a conseguir una integración plena de los adolescentes", así como estrategias de "cooperación con los medios de comunicación a fin de sensibilizar al público sobre el suicidio", un tema generalmente censurado, advierte el informe.

"Lo más preocupante no es sólo que haya aumentado el número de suicidios, sino que los adolescentes que deciden quitarse de en medio son cada vez más jóvenes. Le estoy hablando de niños de once o doce años (...) No hay tiempo que perder", señaló Marquet tras la aprobación del texto.

En este panorama internet es un arma de doble filo, pues si bien puede contribuir a paliar el problema, algunas informaciones prejuiciosas pueden agudizarlo, como es el caso de aquellas religiosas o ultraconservadoras que intentan curar la homosexualidad o llaman al arrepentimiento, o derechamente al suicidio, por el sólo hecho de amar a alguien de igual sexo.

"La Asamblea ha constatado también estos últimos años las derivas peligrosas de una mala utilización de Internet y la necesidad de elaborar una reglamentación a este respecto. En sitios Internet y, en particular en algunos blogs, el suicidio muy a menudo se glorifica y puede conducir a verdaderas tragedias", apuntó el histórico informe,

Teniendo muy claro su diagnóstico, la Asamblea Parlamentaria reafirmó su " compromiso en pro del respeto de las diferencias tanto políticas, económicas, sociales, culturales, así como sexuales y físicas", condenando "firmemente toda discriminación religiosa, étnica o sexual" y refrendando su lucha " contra el racismo, la homofobia y la estigmatización de todos los comportamientos sexuales, en particular, el transexual".

Llamó, en esa línea, a " reforzar las medidas para luchar contra el homofobia a través acciones educativas y grupos de diálogo que favorezcan la aceptación de sí y de los otros", e instó a combatir " la práctica inhumana de matrimonios forzados".

A juicio de la Asamblea, las organizaciones no gubernamentales y las redes de asociaciones ciudadanas tiene el deber de jugar un gran rol en esta materia, de manera de contribuir a una sensibilización más rápida, masiva y urgente.

"El peritaje de las asociaciones y ONG que trabaja sobre estos temas debe encontrar un eco en las decisiones del Gobierno. La Asamblea está convencida de que las organizaciones interesadas de la sociedad civil y sus socios institucionales deben trabajar de manera más eficaz en este ámbito", señaló el documento.

En Chile, el llamado fue recogido al instante por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), aún cuando las recomendaciones del informe son oficialmente dirigidas a los países del Consejo Europeo.

"Imaginar que en Europa, donde hay mayor apertura que en Latinoamérica respecto a los derechos de las minorías sexuales, están ocurriendo estos lamentables sucesos, da para suponer que obviamente ocurren en Chile y en países vecinos. La única diferencia es que no hay estudios que lo demuestren", advirtió el Movilh en contactos con el Servicio Nacional del Menor (Sename) y el Ministerio de Educación (Mineduc).

Mientras al primero pidió trabajar por la derogación del artículo 365 del Código Penal; el cual criminaliza las relaciones sexuales que involucren a menores de 18 años si son homosexuales, mientras que para los heterosexuales la edad de consentimiento está fijada en 14 años; al Mineduc se demandó una política focalizada para combatir el bulling homofóbico y transfóbico en las aulas, que desde el 2002 a la fecha ha provocado problemas a más de 40 alumnos y alumnas.

"Lo que estamos pidiendo, de una otra manera, es que se prevengan los actos que precisamente el Consejo de Europa ha considerado como causantes de trastornos que pueden provocar el suicidio", sostiene la activista del Movilh, Sofía Velásquez.

Como bien lo señala la Asamblea Parlamentaria "cualquier violencia psicológica, física o económica hecha a los niños y a los adolescentes", provoca " daños y secuelas (...) sobre su equilibrio que pueden ser irreparables y promoverlas el suicidio".

Y toda violencia es inaceptable, en especial en la " infancia y la adolescencia, edades de la vida que merecen todas las atenciones puesto que es el período en que el futuro adulto se construye, se inserta en la sociedad y aprende a vivir en comunidad.", puntualizó el sentido Informe.

La Asamblea Parlamentaria es uno de los dos principales órganos estatutarios del Consejo de Europa, representa a las principales tendencias políticas de sus Estados miembros y sus resoluciones son generalmente adoptadas o consideradas por los mismos.

http://www.sentidog.com/article.php?id_news=20875

1 comentario:

  1. Es terrible. Parece mentira que la gente pueda ser tan dura e intolerante (induciendo a otros a la depresión e incluso algo más) por algo como la orientación sexual de los demás. Para uno mismo sí es importante, pero ¿qué tan importante puede ser para nosotros la orientación sexual o amorosa de los demás?

    ResponderEliminar

Religión, Homosexualidad y Activismo

Religión, Homosexualidad y Activismo