“Ver el mundo en blanco y negro nos aleja de la moderación y de la paz interior porque la vida, por donde se mira, está compuesta de matices.

Querer imponer al universo nuestra primitiva mentalidad binaria no deja de ser un acto de arrogancia y estupidez.”

Walter Riso.

martes, 8 de marzo de 2011

EN EL DÍA DE LA MUJER MANIFIESTO DE LAS MUJERES LESBIANAS,BISEXUALES Y TRANS.

Mujeres lesbianas, bisexuales y transexuales hacen un llamado para trabajar desde el feminismo a favor del respeto y la no discriminación de las personas LGBTI.


No hay desarrollo humano posible si no somos capaces de poner fin a la exclusión histórica sufrida por mujeres y hombres en relación a su sexo, origen étnico-racial, identidad de género, orientación sexo-afectiva, su edad, discapacidades o entorno rural o urbano en el que habitan.


La ampliación de las opciones de la gente para que ésta haga y sea aquello que valora en la vida es una puerta.


La pobreza, el desempleo, las dificultades en el acceso a la educación y la salud, la escasa o nula representación política o la violencia, son algunos de los problemas que sufren las personas indígenas, afrodescendientes, jóvenes, LGBTI,discapacitadas, rurales y urbanas, desigualdades que se agravan en el caso de las mujeres por razones de género.


Hay que diferenciar entre las ideas fundamentalistas que se imponen a través del poder sobre las otras, de las ideas radicales que atraviesan procesos críticos de transformación y buscan la construcción de alternativas.


Entendemos que el fundamentalismo se caracteriza principalmente por la defensa de una sola verdad y su imposición sobre otras formas de pensamiento, por lo que atraviesa distintos campos de la vida.


Los desafíos de la realidad social actual han develado cómo dichos intentos de imposiciones fundamentalistas han contribuido a la crisis mundial que hoy enfrentamos, al mismo tiempo que al deterioro de paradigmas que les habían sustentado.


Sabemos que las posturas fundamentalistas aumentan las situaciones de vulnerabilidad en las que vivimos las mujeres.


El ejercicio del poder establecido por estas posturas incide directamente en la vitalización del sistema patriarcal. Las ideas fundamentalistas afectan la toma de decisiones sobre nuestro cuerpo, nuestra sexualidad y nuestra vida, al mismo tiempo que debilitan y fragmentan las estructuras sociales que alimentan los movimientos emancipatorios.


Las iglesias y confesiones religiosas que han sido unas eficaces trasmisoras de los discursos de la discriminación de esta mitad de la Humanidad, deben tener nuestro rechazo más firme cuando aún hoy en día sigue perpetuándose en su ideario, discursos y prácticas.


• Reconocer el potencial revolucionario y transformador del deseo para el feminismo y el mundo.


• Recuperar el placer para nuestros cuerpos y la autonomía de nuestras sexualidades, creer en que los nuevos deseos, los nuevos placeres y las sexualidades en permanente y constante fl uidez, son capaces de desordenar todos los órdenes, de desmoronar todos los fundamentalismos. Este ha sido y seguirá siendo nuestro aporte al feminismo y al mundo.


• Queremos invitarlas a que se “lesbianicen”, a que lesbianicemos el feminismo.Entendiendo esa lesbianizacion como ustedes quieran, pero proponiéndoles que empecemos amándonos las unas a las otras. Diciendo no a la heterosexualidad obligatoria. La heterosexualidad tiene que ser una opción no una norma, tiene que ser sólo un camino a nuestro placer.


• También queremos invitarlas a que sexualicemos este movimiento feminista,porque la bisexualidad nos invita a la ambigüedad, nos invita a no tener miedo a no defi nirnos y nos invita a no tener miedo a ser siempre distintas, a poder tomar cualquier camino y pensar que cualquier camino puede ser legítimo.


• La bisexualidad nos invita a reconocer que los hombres, las mujeres y las personas trans pueden ser sujetos de nuestro amor, de nuestro afecto y de nuestro deseo. Y cuando amamos, deseamos y sentimos afecto hacia las personas es imposible que las discriminemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Religión, Homosexualidad y Activismo

Religión, Homosexualidad y Activismo